Rosa Montero: "El feminismo no es sólo cosa de chicas"

No todas las mujeres que incluye en su libro eran "buenas": "las había de todos los colores, pero no tenemos la obligación de s
No todas las mujeres que incluye en su libro eran "buenas": "las había de todos los colores, pero no tenemos la obligación de ser santas, sí de ser libres" |Telemadrid

"El feminismo no es sólo cosa de chicas" aseguraba Rosa Montero durante la presentación del libro "Nosotras." Un volumen revisado que publicó hace 23 años, lleno de biografías de mujeres.

Hay quien considera que estamos entrando en la Cuarta Ola feminista, a lo que la autora, sin dudarlo añade: "estamos subiendo un pequeño peldaño de la Historia."

¿QUÉ DIFERENCIA EXISTE CON LAS OTRAS OLAS FEMINISTAS?

"Por primera vez incluye de una forma muy notable a los hombres"."Hay que deconstruir una historia milenaria y si estamos cambiando el mundo, completando la historia, también cambiará la vida de los hombres. ¿Cómo no les va a interesar?, se ha preguntado la autora.

"Nosotras. Historias de mujeres y algo más" fue en 1995 una obra pionera en la reivindicación del auténtico papel de las mujeres en la historia frente al "escamoteo al que han sido sometidos" sus logros.

LAS MUJERES EN LA HISTORIA

Entre ellos, hechos tan desconocidos como que el primer texto firmado en la Historia de la Humanidad fue escrito por una mujer, Enheuanna, en el año 2.300 a.C., una princesa mesopotámica que además hizo las primeras anotaciones astronómicas y musicales que existen, ha recordado la autora.

Publicada por primera vez en 1995 y tras una reedición en 2005, la editorial Alfaguara ha recuperado ahora este libro que Rosa Montero ha ampliado con otras 90 biografías de mujeres, además de un prólogo que se une a los de las dos ediciones anteriores y que ha ilustrado María Herreros.

"Hay montones de mujeres importantísimas en la historia que no han sido reflejadas en los anales: es tremenda la montaña de olvido que nos aplasta de tal forma que hay que empezar siempre de cero" ha recalcado la autora y periodista, que ha indicado que la cultura es una "trenza" en la que se debe pasar el testigo, que la sociedad "ha robado" a las mujeres.

No todas las mujeres que incluye en su libro eran "buenas": "las había de todos los colores, pero no tenemos la obligación de ser santas, sí de ser libres", ha dicho.

Montero ha destacado el trabajo que realiza la profesora de la Universidad de Valencia Ana López Navajas para elaborar una base de datos que incluya a las mujeres y sus logros en los contenidos que se imparten en la enseñanza secundaria.

LOS TEXTOS ESPAÑOLES TAN SÓLO CITAN UN 7.6% DE MUJERES

López Navajas publicó en 2014 un estudio en el que demostraba la ausencia de referentes femeninos en los contenidos de la ESO, de tal forma que los libros de texto españoles tan sólo citan a un 7,6 % de mujeres.

Entre las 90 nuevas biografías que incluye Montero hay muchas mujeres poco conocidas pero "impresionantes", con trayectorias "deslumbrantes" y características "abrumadoras", ha indicado Rosa Montero.

Del estudio de sus vidas, la escritora ha destacado cómo todas ellas tienen en común la tremenda dificultad que tuvieron históricamente para educarse, ya que la mujer no pudo acceder a la Universidad hasta entrado el siglo XX, de tal forma que fueron autodidactas y llegaron a ser eruditas de una forma "clandestina".

Mujeres que fueron "ensombrecidas" y sus trabajos "robados por maridos, hermanos o profesores, "aplastados y devorados por hombres que tenían alrededor".

Para la escritora, "el sexismo es una ideología en la que nos educaron a todos", lo que provoca una mirada sesgada del mundo, que ahora está cambiando.

Montero, que ha resaltado la necesidad de una "educación desde la cuna" en contra la violencia contra las mujeres, ha indicado que el movimiento MeToo es una reivindicación "básica y justísima" y aunque ha reconocido que puede haber algún error, cree que será utilizado para desprestigiar la campaña.

También ha dicho que le encanta que la presidenta del Banco Santander, Patricia Botín, se declare feminista, ya que cree que supone "desnormalizar una normalidad que es mentira".

Sobre la Real Academia de la Lengua, ha insistido en que no volverá a presentarse para ocupar una silla después de no ser elegida hace un año, a pesar de que se lo han pedido, y ha señalado que se trata de una "institución señorial y antigua que intenta cambiar, pero más lento que la media de la sociedad".