"Quinqui Stars", de los quinquis de los 80 a los traperos de hoy

"Quinqui Stars"
"Quinqui Stars"

A caballo entre el documental creativo y la ficción, "Quinqui Stars", dirigida por Juan Vicente Córdoba, indaga en la construcción del mito del cine quinqui de los 80 y busca a "los nuevos quinquis" entre jóvenes promesas de la música trap y hip hop, como El Coleta o el grupo feminista IRA.

El documental llega este viernes a los cines, tras su debut en la pasada Seminci y confirma el interés suscitado en los últimos años por revalorizar un género cinematográfico que convirtió en estrellas fugaces a delincuentes callejeros y al que contribuyeron en diferente medida directores como Eloy de la Iglesia, Carlos Saura o José Antonio de la Loma.

El CCCB de Barcelona le dedicó una exposición al cine quinqui en 2009; el año pasado el alicantino Carlos Salado triunfó en Youtube con "Criando ratas", un filme "neoquinqui"; este año en el Festival de Málaga se presentó otro documental, "Navajeros, censores y nuevos realizadores", y San Sebastián ha acogido una exposición dedicada a Eloy de la Iglesia.

"Durante 20 o 30 años ese cine ha estado olvidado, Eloy de la Iglesia ha sido un cineasta marginado por hacer esas películas, ahora se le está empezando a reivindicar", dice a Efe Córdoba.

Cuando aún no tenía claro el hilo conductor de la película, conoció a Ramsés Gallego, el Coleta, en un concierto. Fan del cine quinqui, el Coleta se dio a conocer a través de Internet, con letras inspiradas en títulos como "Navajeros" o "Deprisa, deprisa".

Mujeres con su dosis de reivindicación feminista

El cantante es el protagonista de "Quinqui Stars", y a la vez alter ego del director. La película muestra sus dificultades para salir adelante, aparece su madre y su pareja reales y también son reales sus intentos por sacar adelante su propio documental.

Pero junto a él participan otras 'traperas' como Bea Pelea, Blondie e IRA, todas ellas mujeres, con su dosis de reivindicación feminista.

"Son chicos que luchan por sobrevivir, que un día están cantando en la sala Razzmatazz pero luego no tienen para llenar la nevera. Y en esa lucha por sobrevivir, apuestan por convertirse en estrellas, como los quinquis en su día", explica el director.