'El Profe' lleva al teatro una ácida reflexión sobre la educación

"El Profe" lleva al teatro una "ácida" reflexión sobre la educación
En el Réplika teatro |Archivo

El actor Gabriel Garbisu se pone a partir de mañana en la piel de El Profe que en un monólogo teatral repasa con "ácido humor" el sistema educativo a través de la voz de alumnos, profesores y políticos, y con la intención de conducir a una reflexión sobre "la educación como el único futuro de un país".

El docente de la obra, escrita por Jean-Pierre Dopagne -autor belga que se dedicó durante 15 años a la enseñanza- representa al grupo de profesores con su vocación mermada ante la imposibilidad de motivar con sus clases de literatura a sus alumnos, inclinados hacia la violencia ante la falta de perspectivas y referencias éticas.

Un texto que ha sido representado con éxito en Francia y que Garbisu, también profesor de teatro, se ha animado a subir a las tablas del Réplika Teatro de Madrid porque cree que "el futuro de un país está en la enseñanza, y en la obra se plantea una reflexión muy interesante acerca de un sistema educativo serio, que no atienda a intereses políticos".

Bajo la dirección de Jaroslaw Bielski y traducción de Fernando Gómez Grande, "El Profe" cuenta en su versión española con referencias a Lope o Calderón, en lugar de Molière y otros autores franceses, en un texto que, por lo demás, muestra a personajes "arquetípicos, universales con los que se puede identificar cualquiera que haya pasado por las aulas", señala Garbisu.

El actor, que ha trabajado en más de 30 montajes teatrales, además de cine y televisión, va dando voz a profesores que se ponen cada mañana el piloto automático para enseñar, directores de colegio desengañados o alumnos desmotivados, un "tour de force" de una hora y veinticinco minutos de representación trufada de un "ácido sentido del humor".

La educación es un tema "poco tratado" en el teatro nacional, concede Garbisu, pero que tiene gran actualidad en España, tras una última reforma que es "la séptima en 35 años de democracia".

"Es una cuenta pendiente en España, es necesario que los partidos políticos se pongan de acuerdo y no se reforme la educación prácticamente en cada legislatura", añade Garbisu, padre de tres hijos y que recuerda también la responsabilidad de quienes "envían a los hijos a clases y se desentienden".

De su experiencia de profesor de interpretación en verso, tiene claro que "las clases son un intercambio, el profesor también debe recibir información del alumno, y este aprenderá más si participa de esa comunicación y no es pasivo".

"El Profe" repasa también a los docentes que contemplan la enseñanza como "un puesto de trabajo", en los que nunca hubo vocación y que resultan "una tristeza".

"No hay nada como recordar un buen profesor", apunta el actor en referencia al que en su infancia le inoculó su afición por el teatro y la literatura, materias que deberían fomentarse más en las aulas como forma de diversión "frente a la preeminencia del fútbol".

"El Profe" estará en el Réplika Teatro de Madrid de viernes a domingo hasta noviembre, uniendo dos ámbitos que cuentan al menos con un punto en común, o al menos así debería ser: "Invitan a aprender sobre nosotros mismos y a reflexionar".

Para Bielski -director de origen polaco y fundador de la compañía Réplika tras sus trabajos en el Teatro Español y el Centro Dramático Nacional- la educación "es lo único que nos queda para no volvernos esclavos de la nueva era feudal que supone la globalización económica".

"No se debe ahorrar en educación, es un crimen encubierto contra la sociedad", añade, y concluye que "tal vez podamos aportar algo" a esta situación "denunciándolo a través del teatro".