"Oblivion", Tom Cruise se enfrenta a un escenario post-apocalíptico

Tom Cruise se mete en la piel de un restaurador de aeronaves espaciales en "Oblivion", el segundo largometraje del director Joseph Kosinski tras "TRON: Legacy", en el que comparte reparto junto a Morgan Freeman, Olga Kurylenko y Melissa Leo, que aparecen en esta película ambientada en la Tierra dentro de 70 años.

En concreto, esta aventura de ficción científica se centra en la vida de Jack Harper, uno de los últimos profesionales de un planeta devastado después de una guerra atómica contra hordas alienígenas, que optaron por destrozar la luna para generar un cataclismo y sembrar el caos.

Desde "Matrix" a "Moon", pasando por "El planeta de los simios", "Stargate", "La guerra de los mundos", "Solaris" o "Wall-E", son infinidad los títulos que por temática, por estética o directamente por similitud en la trama hacen que "Oblivion" se quede fuera de ese exclusivo grupo de cintas que, sin valorar si son buenas o malas, siempre serán tomadas como referencia original de todas las que llegaron detrás.

EL DESTINO DE LA RAZA HUMANA

En 'Oblivion', Jack Harper (Tom Cruise) es uno de los últimos técnicos especializados destinado a la Tierra. Forma parte de una enorme operación dirigida a extraer recursos vitales después de décadas de guerra con la aterradora amenaza que representan los Scavs.

Pero la misión de Jack toca a su fin. Vive, recorre y patrulla un cielo asombroso a miles de metros por encima de la tierra. De pronto, su 'elevada' existencia se derrumba cuando rescata a una preciosa desconocida de una nave derribada. Su llegada pone en marcha una serie de acontecimientos que obligarán a Jack a cuestionarse todo lo que sabe y que acabarán poniendo el destino de la raza humana en sus manos.