Niños y mayores llamados a preparar las fiestas en un palacio del siglo XIX

Los palacios madrileños de Fernán Núñez y el de los duques de Santoña han abierto hoy sus puertas para que a lo largo de la navidad los niños y los adultos conozcan, mediante visitas teatralizadas gratuitas, cómo se celebraban estas fiestas en el siglo diecinueve.

Ha sido la directora de la Oficina de Cultura y Turismo, Anunciada Fernández de Córdova, la encargada de presentar esta actividad, llamada "Navidad en palacio", dirigida a las familias y con capacidad para 900 visitantes hasta el 10 de enero próximo.

El programa ha sido diseñado con la intención de divulgar "el rico patrimonio de la región a los ciudadanos de todas las edades, especialmente a los más pequeños", dice la Comunidad de MNadrid en una nota de prensa.

Habrá tres grupos de visitantes cada día, según el diseño que han hecho los organizadores. Hoy y mañana se visitará el Palacio de los duques de Santoña -junto con el 9 y 10 de enero- y los días 19, 23, 28, 29 y 30 de diciembre, 4 y 5 de enero el de Fernán Núñez.

Durante las visitas, que duran aproximadamente 50 minutos, los niños y los adultos protagonizan la representación, preparando el palacio para la celebración de la Navidad, con adornos y la disposición de los salones para las comidas y los regalos.

Fernández de Córdova ha acudido a la primera de las visitas, en el Palacio de los duques de Santoña, que alberga la sede de la Cámara de Comercio e Industria.

El Palacio de Fernán Núñez es la sede de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles.

Según la nota de la Comunidad, ambos edificios se caracterizan por su singularidad, su buen estado de conservación y el magnífico patrimonio que albergan, tanto a nivel arquitectónico como por su pintura mural y sus artes decorativas.

La campaña 'Navidad en Palacio' se ha diseñado como continuación de la campaña '¡Bienvenidos a Palacio!', que desde septiembre pasado ha abierto al público los palacios de Buenavista, Zurbano, Fernán Núñez, Amboage, Santa Coloma, Abrantes y Fontalba.