Mel Gibson salva la cabeza gracias a un castor

Mel Gibson rehabilita su figura gracias a Jodie Foster. El actor australiano, protagonista últimamente de asuntos escabrosos derivados de su agitada vida personal, vuelve a la gran pantalla dirigido por su amiga Jodie Foster. En la cinta, titulada El castor, Gibson sigue con problemas. Ahora interpreta a un ejecutivo en crisis que ha perdido la ilusión pr la vida y pasa su existencia enfrentado a su propia familia. Jodie Foster, además de dirigir, interpreta a su esposa.

El personaje de Gibson sale a flote con una curiosa terapia: una marioneta de castor con la que da rienda suelta a sus problemas. Reconvertido en ventrílocuo se acabarán los problemas. Uno de los argumentos más extravagantes de los últimos años.

Además llega a la gran pantalla Senna, un documental sobre el genial piloto brasileño Ayrton Senna. Los años adolescentes de John Lennon en el Liverpool de posguerra y antes de la beatlemanía centran el largometraje Nowhere boy.

Guillaume Canet dirige Pequeñas mentiras sin importancia, un melodrama francés sobre amigos que se reúnen anualmente, en la línea de Los amigos de Peter. Protagonizado por Marion Cotillard.

La aportación española a los estrenos de este viernes es Brutal box, que versa sobre la violencia en internet.