El Madrid cotidiano en el objetivo de los fotógrafos

Photo España
Photo España |Photo España

"Me gusta fotografiar la ciudad en bata y rulos, como recién levantada". Así explica su forma de trabajar el fotógrafo Manuel Laguillo, a quien el Museo ICO dedica una amplia exposición, incluida en la Sección Oficial de PhotoEspaña.

Con más de 250 fotografías y tres instalaciones audiovisuales, "Razón y ciudad" es la gran revisión exhaustiva e íntegra de la trayectoria de Manolo Laguillo (Madrid, 1953) y viene a completar la muestra que el Macba dedicó en 2007 al artista, testigo de la transformación arquitectónica de ciudades como Barcelona y Madrid.

El fotógrafo bromeó con el hecho de que se le dedique una retrospectiva, "ya que continúo trabajando y estoy en plena producción", y afirmó que a él le interesa fotografiar "lo que está, lo que existe. Esa realidad no turística, no atractiva, es la que me atrae como fotógrafo".

Esta es la primera vez que se recorren sus 35 años de trayectoria con trabajos realizados en diferentes ciudades, recordó durante la presentación el comisario de la muestra Valentín Roma, quien ha planteado un recorrido cronológico-temático a través de cinco ámbitos.

Estos apartados engloban desde sus primeras fotografías, hechas durante la segunda mitad de los setenta, hasta una selección de trabajos recientes, donde se muestran las principales líneas de investigación desarrolladas en la actualidad, afirmó el comisario, que ha incluido en el recorrido numerosas piezas inéditas.

Aunque Barcelona tiene una singular importancia en la trayectoria de Manolo Laguillo, en la muestra se pueden contemplar otras de sus series significativas, como la de las afueras de Madrid, las fotografías de Berlín después de la caída del Muro o el conjunto de documentos acerca de las inundaciones que asolaron Bilbao a principios de los ochenta.

Además de estos bloques vinculados a ciudades específicas, destaca la importancia de Laguillo en la construcción de un modelo de representación arquitectónica que se aleja de los códigos descriptivos, así como sus diversas aproximaciones a los procesos de crecimiento turístico de la costa mediterránea española.

Con su estilo descriptivo y directo, Manolo Laguillo es una figura clave en España de la llamada Nueva Topografía, movimiento que describe el trabajo de un grupo de artistas internacionales que, en los años 70, rompió con los conceptos tradicionales de la fotografía de paisaje, apostando por imágenes del territorio despojadas de costumbrismo.

Una de las partes más importantes de la exposición, en opinión del comisario, es la dedicada "al diálogo fotográfico que establece Laguillo con la arquitectura, inventando una manera diferente de mirar esta disciplina".

Ejemplo de este dialogo es la relación que el fotógrafo mantuvo entre 1984 y 1992 con arquitectos como Josep Lluís Mateo, Josep Llinàs, Eduard Bru y Ábalos & Herreros.