El Instituto Cervantes exhibe 'Peso y levedad'

cervantes_photoespana
Fotografía de Eunice Adorno |archivo

El Instituto Cervantes exhibe la exposición 'Peso y levedad', una mirada latinoamericana sobre la tensión que existe entre la violencia y el humanismo. La muestra acoge instantáneas de 15 fotógrafos y se celebra en el marco de la XIV edición de PHotoEspaña, de hoy al 11 de septiembre.

Un total de 73 fotografías abren la mente del espectador a una realidad que ha sido plasmada con una "sensibilidad hacia los matices", según ha manifestado este jueves durante la presentación Laura Terré, comisaria junto a la guatemalteca Rosina Cazali de esta exposición.

El protagonismo de la violencia, la crudeza y el contraste entre la esperanza y la angustia se manifiestan en estas fotografías, seleccionadas a partir del programa 'Trasatlántica', que PHotoEspaña y AECID celebró en Colombia y Nicaragua. El resultado es, en palabras de sus comisarias, una invitación a la reflexión sobre una realidad "compleja y cercana".

Entre estas series destaca la obra de Leo Ramírez, un fotógrafo que muestra la vida de las cárceles de Venezuela, donde fallece una persona cada día. Ramírez se aproxima a los rostros de los prisioneros a una distancia prudente entre la verdad y el anonimato. "Se cosen las bocas porque es la única manera de mantener sus vidas a salvo, una ley no escrita respetada por todos", explica.

En la serie 'Uniformados', Santiago Hafford se sirve de la ironía para poner sobre la mesa el papel que las Fuerzas Armadas y la seguridad juegan en países como Argentina, que anteriormente fueron muy militarizados. Retratos realizados durante exhibiciones castrenses y simulacros de batallas muestran el absurdo de la jerarquía y del sentido de pertenencia al ámbito militar.

RESIGNACION, ESPERANZA Y HUMANIDAD

Uno de las muestras más duras, según las comisarias, es la del fotógrafo Juan Toro, titulada 'Nadie se atreve a llorar... dejen que ría el silencio'. Una incursión en la morgue de Caracas, donde existe una resignación hacia el alto índice de asesinatos que existe, muestra la sangre y los rostros de quienes buscan a sus familiares perdidos, que prevalecen frente a los cadáveres.

Myriam Meloni, por su parte, dedica su mirada a los habitantes condenados al "paco", una droga barata que encontró un hábitat perfecto en la crisis de 2001. Según señala la artista, "la fragilidad es el tema central porque lo importante aquí es sacar a la luz la humanidad que hay detrás de estos adictos, a quienes la sociedad ha abandonado".

En contraste con las perspectivas más crudas y duras de esta muestra se encuentra la serie 'Fraum Blaum', de la mexicana Eunice Adorno. La fotógrafa se acerca a la vida de un grupo de mujeres menonitas que viven en las comunidades de Nuevo Ideal, Durango, La Onda y Zacatecas, para hablar de los "momentos divertidos" dentro de la "rigidez" de sus costumbres centenarias, según ha explicado.

En una línea de trabajo similar en espíritu aunque no en la forma, el retrato en formato vídeo del argentino Diego Levy registra los flujos corporales de un grupo de boxeadores retirados y casi ancianos que repiten los movimientos del ejercicio sombra, una danza sin contrincantes donde interpretan sus propios recuerdos