Las apuestas de David Delfín y Hannibal Laguna en la Mercedes Benz Fashion Week

Los diseñadores David Delfín y Hannibal Laguna han desempolvado sus archivos para subir a la pasarela madrileña sendas colección con piezas que han sido importantes a lo largo de sus respectivas trayectorias, un estudio a sí mismos que les permite acercarse más a sus clientes y satisfacer sus gustos.

La cuarta jornada de la Mercedes-Benz Fashion Week ha comenzado con No one, la nueva colección de David Delfín para el próximo otoño-invierno 2014/2015. Una colección "en la que desarrollo el tráfico de influencias que existe entre Pelayo Díaz y yo. El me influye y yo le influyo. Es un desfile dedicado a él", ha explicado Delfín a EFE Estilo.

Tras un periodo de reflexión, David Delfín, que se saltó la edición anterior de la pasarela porque "necesitaba pensar" el por qué de su trabajo, vuelve a la pasarela madrileña con una serie de coloristas piezas masculinas y femeninas de siluetas rectas que se ciñen al cuerpo con cintas de colores de velcro.

ESENCIA Y FILOSOFÍA DE LA FIRMA

Prendas que mantienen la esencia y filosofía de la firma. Algunas, tras un estudio han evolucionado, así se ven abrigos con detalles de alta montaña y pinceladas de "snowboard". Otras son una revisión de ediciones anteriores como la camisa "Narciso" -dos camisas invertidas, a modo de espejo-.

Las modelos bajaron por una escalera metálica hasta la pasarela para exhibir unos vestidos estampados con bacterias en blanco sobre negro, y negro sobre blanco, y otra serie de vestiditos con faldas plisadas, pantalones cortos con el tiro muy largo y trajes de chaqueta. "Mi estilismo favorito ha sido un vestido largo de aire monacal conjuntado con una americana", ha contado.

Una vez más, el juego de la superposición de prendas está presente en las propuesta de día y de noche. La novedad ha sido la ausencia de tacones y la propuesta de botas para todos y para cualquier momento día con calcetines y medias.

Entre los complementos se hallaban los bolsos creados por su pareja, Pelayo Díaz, que contenían mosquetones y cuerdas de alpinismo, unos recursos que ya se vieron en los accesorios de Ana Locking.

Después, Hannibal Laguna, también ha revisado su trabajo de veintiocho años para crear sus nueva línea de cóctel y noche. "Estos vestidos son fruto de un diálogo con mis clientas, de escuchar sus necesidades", ha explicado.

Una tejido a modo de red adornadas con pepitas de oro satinado han sido una constante en One Hundred, colección número cien de este creador que ha apuntalado sus vestidos con apuntes y detalles nupciales. "Para esta ocasión, he buscado una pedrería mate y velada que, en ocasiones, he difuminado con sedas y tules", ha dicho.

La paleta cromática, inspirada en el cielo Mediterráneo, contenía tonos tan delicados como el rosa atardecer, el lila nube o el azul porcelana, colores que le han servido para construir vestidos largos de organza, seda con vuelo y volumen y bolsillos. "He vuelto a poner bolsillos porque la clienta los pide", ha señalado.

Tras revisar fotografías y figurines, ha recuperado sus conocidos cuerpos joyas con hermosas lazadas que por primera vez conjunta con vaqueros. Junto a esta novedad, Laguna ha presentado una línea de bolsos para el día y para la noche.