Banderas a media asta en el Teatro Real en señal de luto por Mortier

Banderas a media asta en el Teatro Real en señal de luto por Mortier

El director de ópera y ex director artístico del Teatro Real, Gérard Mortier, ha fallecido a los 70 años de edad en Bruselas debido al cáncer de páncreas que padecía.

Mortier (Gante, 1943 - Bruselas, 2014) no dejaba indiferente a nadie. El director despertaba amores y odios con sus propuestas innovadoras y una sinceridad sin rubores que le había acarreado más de un problema.

A Gérard Mortier siempre se le asoció con la polémica, pero él prefería otro matiz del vocabulario griego para hablar de las reacciones que provocaba su manera de ver la ópera: dialéctica.

No desdeñaba el pataleo del público y pensaba que los pitidos de éste eran el punto de partida del debate, que el ardor de determinadas reacciones era lo que mantenía viva a la ópera.

Por eso, seguramente le hubiese parecido interesante cómo el estreno del 'Alceste' de Gluck polarizó al público del Teatro Real la semana pasada, con un cruce de aplausos y silbidos para la puesta en escena de este espectáculo, uno de los últimos programados por él para esta temporada.

El pasado 21 de febrero, Mortier no acudió a la presentación de Alceste. La noticia de que se encontraba en Rusia tratándose del cáncer de páncreas que padecía, el cual precipitó su salida como superintendente del coliseo madrileño y su sustitución por Joan Matabosch, disparó las alarmas sobre su estado de salud, progresivamente deteriorado desde entonces.

EL GUERRERO MORTIER

La lucha contra el cáncer de páncreas que le detectaron el pasado verano no menguó el carácter guerrero del ex director artístico del Teatro Real, Gerard Mortier, quien, según dijo a Efe en septiembre, iba "a dar batalla en todas partes", incluido el coliseo madrileño, su laboratorio de la ópera.

Mortier llegó en 2010 al Teatro Real y anunció, en una entrevista, su intención de convertir el Real en un laboratorio de la ópera del siglo XXI.

La idea de la ópera de este director (Gante, 1943) era muy clara: "un arte existencial" hecho mediante melodrama y emoción para el que no se necesitan decorados a lo Folies Bergere, sino voces y actores capaces de ahondar "en el amor, la muerte y el poder" y despertar la curiosidad del público.

Este despertar del público es lo que buscaba el polémico director: "Dicen que me gusta provocar, pero lo que me gusta es agitar, y veo a mucha gente contenta. Lo único malo para el teatro es la indiferencia", aseguró Mortier hace un año.

Pero en otra ocasión confesó que le gustaba seducir y que por ello sufría tanto cuando a la gente no le gustaba lo que programaba.

Una de esas ocasiones fue hace un año en el montaje de Don Giovanni, que recibió abucheos, parte de los cuales, aseguró, eran un boicot organizado.

Pero, cuando realizó algunas de sus declaraciones más duras, fue el pasado mes de septiembre.

Entonces, recién salido de una sesión de quimioterapia, pero con sentido "guerrero", Gerard Mortier declaró a Efe que no se iría sin plantar batalla, tras saber que el coliseo había decidido su sustitución: "Tengo cáncer, pero no estoy muerto actualmente", indicó.

La despedida pública del Teatro Real de Gerard Mortier fue el pasado 17 de febrero a través de un correo electrónico enviado al presidente de su patronato, Gregorio Marañón, en el que deseaba a su sustituto, Joan Matabosch, "lo mejor".

Una despedida que terminaba con un expresivo "¡viva el Teatro Real!".

BANDERAS A MEDIA ASTA EN EL REAL

El Teatro Real dedicará a su consejero artístico Gerard Mortier, fallecido en Bruselas, su función de esta tarde de la ópera Alceste, de Gluck, en la que también se guardará un minuto de silencio, según ha informado el coliseo, cuya fachada de la Plaza de Oriente de Madrid lucirá banderas a media asta.

En un comunicado hecho público, el Teatro Real ha expresado su "profundo dolor y consternación" ante el fallecimiento de Mortier, que ha calificado de "gran pérdida".

Mortier, indica el comunicado, desempeñó "excepcionalmente" su labor como consejero y director artístico desde enero de 2010, "contribuyendo a impulsar de manera destacada el panorama operístico y cultural español, y a situar al Teatro Real como uno de los teatros líricos de referencia internacional".

El Teatro Real dedicará a Gerad Mortier la función de "Alceste", de Gluck, esta tarde, en la que se guardará un minuto de silencio en su memoria, y las banderas de la fachada de la Plaza de Oriente ondearan a media asta en señal de luto.

Asimismo, el Real ha comenzado a preparar un acto de homenaje a Mortier, "en el que los jóvenes tendrán una presencia destacada, recogiendo su herencia como gran impulsor de la ópera como arte abierto a nuestro tiempo y a los nuevos públicos".

Según ha explicado el Teatro Real, Gerard Mortier falleció la pasada noche a causa de su enfermedad (un cáncer de páncreas) rodeado de "su entorno más cercano".

La ceremonia fúnebre se realizará en la más estricta intimidad, como era su deseo, destaca el comunicado.