El Ayuntamiento de Madrid precinta el Teatro Nuevo Apolo por ruido

Una vecina lo denunció al considerar que sufría molestias acústicas derivadas de su actividad
Precintan el teatro Nuevo Apolo |Archivo

El teatro Nuevo Apolo, con sus 82 años uno de los más antiguos de Madrid y uno de los primeros de España en proyectar películas, no podrá volver a subir el telón, al menos temporalmente, al precintar hoy el Ayuntamiento la sala por incumplir una normativa municipal de insonorización.

El Nuevo Apolo, enclavado en un inmueble histórico protegido por el Estado, se inauguró con la zarzuela 'La verbena de la Paloma' en 1932 y, en su primera etapa, tuvo una programación ligada a ese género musical.

Sin embargo, en la década de los cuarenta, cambió de registro y se convirtió en cine, una sala que estrenó películas que con el paso del tiempo se convirtieron en clásicos; 'Mogambo' del director John Ford, 'El Álamo' de John Wayne o 'Gilda' de Charles Vidor.

Precisamente, 'Gilda' fue uno de los más sonados estrenos de la época y su actriz protagonista Rita Hayworth acudió al estreno de la película al teatro Nuevo Apolo, según ha rememorado para Efe su dueño, Ramón Madurga.

Sin embargo, el Apolo no solo exhibió cine clásico y durante los primeros años de democracia proyecto algunas películas X, ha explicado Madurga, conmocionado por le cierre de la sala que ha estado ligada a su familia durante estos más de ochenta años.

En el año 1984, el Nuevo Apolo volvió a sus orígenes, al teatro, especializándose en el género musical.

Su mayor éxito fue el de traer por primera vez a España el musical 'Los miserables', basado en la obra homónima del literato francés Victor Hugo, y que en el año 1995 ya se exhibía en Londres, ha explicado a Efe Madurga, quien ha asegurado que fue "un éxito de taquilla" que duró dos años.

Además, el teatro ha sido escenario de multitud de anécdotas e incluso en sus butacas tuvo lugar un nacimiento y una defunción de un espectador.

Recientemente, el Nuevo Apolo ha acogido, entre otros, un concierto de la artista americana Joan Baez, el cantautor cubano Pablo Milanés o un tributo al artista Paco de Lucía.

Hoy el Ayuntamiento de la capital ha ordenado el cierre de la sala y el Nuevo Apolo está precintado por no acatar una normativa municipal "imposible de cumplir", según sus responsables, que han avanzado a Efe sus planes de reabrir "cuanto antes".