Arcade Fire deja muy alto el pabellón pop del Primavera Sound

Arcade Fire agota las entradas para su concierto en Barcelona en 30 minutos
Primera jornada del Primavera Sound |Archivo

Las canciones de Arcade Fire son como pequeñas "microóperas" pop, joyitas que se revuelven sobre sí mismas y que han hecho del combo canadiense el astro sobre el que hoy ha rotado la primera jornada del Primavera Sound que tras las tormentas de ayer ha vivido un día radiante y abarrotado de público.

La banda liderara por Win Butler y Régine Chassagne ha comenzado a actuar bien pasada la medianoche ante unas decenas de miles de personas -difícil de calcular sin cifras oficiales- y sin esperar han mostrado el giro que han dado a su trayectoria con su álbum "Reflektor", marcado por la batuta electrónica de James Murphy.

Precisamente, el primer tema en sonar ha sido el que ha dado nombre a este álbum, "Reflektor", que en sus casi siete minutos alberga más clímax que la discografía completa de muchas bandas.

El concierto -que todavía seguía vivo a las 01:30 horas- ha tenido algún problema de intendencia. Quizás la organización debería haber elegido el escenario más grande del recinto para programarlo porque la avalancha de público ha provocado un tapón que ha impedido acercarse no ya al escenario, sino a las pantallas que permitían verlo a distancia.

Otro de los nombres destacados del día era la banda californiana "Queens of the stone age" que ha actuado poco antes que Arcade Fire pero que no ha tenido su noche más acertada. El sonido no ha llegado a dar con el punto exacto al que la formación que lidera Josh Homme suele tener acostumbrados a sus seguidores.

EL SYNTH-POP DE LAS CHVRCHES

Más suerte ha corrido la propuesta de Chvrvches, los escoceses que han hecho del synth-pop carta de presentación y que ha ofrecido un concierto luminoso con los temas de su disco "The Bones Of What You Believe". La vocalista del trío, Lauren Mayberry, que había había estado varias veces en el Primavera divirtiéndose como público, se lo estaba pasando en grande ahora como invitada.

Escuchar el set de Jamie XX en el escenario Bowers, una cúpula geodésica cuyo interior se asemeja al armazón de un oscuro altavoz, ha sido una experiencia complicada, muy complicada. Penetrar en ese pequeño templo requería mucho esfuerzo porque ver pinchar al líder de XX era sin duda una de las atracciones del día.

Lo que se intuía y oía desde fuera, donde centenares de personas esperaban su oportunidad, era una mezcla bombeante de ritmos latinos y otros sonidos más deep.

También han sido unos elegidos los pocos que han podido contemplar a Peter Hook and the Light, la nueva formación del bajista de los añorados Joy Division y New Order en el escenario "escondido" bajo la pérgola fotovoltaica del Fórum.

Hook, embutido en una camiseta roja que borraba todo rastro siniestro, ha ejecutado con su propia garganta versiones aceleradas, garajeras incluso, de temas clásicos de aquellas bandas, aunque en otras ha sustituido su voz por la de una sorprendente vocalista negra.

Con diferencia, éste ha sido el concierto del Primavera de hoy con la edad media más alta, una serie de venerables caballeros que han disfrutado una vez más de "She is lost control".

Entre las primeras que han saltado hoy al escenario estaba la versátil Glasser -nombre tras el que se esconde Cameron Mesirow- artista cuyo estilo y voz, que navega sin naufragar entre gritos y susurros, es imposible no emparentar con los primeros discos de la islandesa Bjork.

Pero las florituras vocales de Glasser no son el único ingrediente de "Ring", su hasta ahora primer trabajo, en el que combina la electrónica delicada con unas bases dirigidas a la pista de baile.

REAL ESTATE Y NACHO VEGAS

En la otra punta del enorme recinto del Parc del Fórum, casi 180.000 metros cuadrados con once escenarios de diversa escala, actuaba casi a la misma hora, pero con un público mucho más numeroso, Real Estate, el quinteto de New Jersey que practica un pop pulcro y exento de cualquier tontería exhibicionista.

El veterano Nacho Vegas ha sido una las aportaciones del "cupo español".

Vegas, un tipo capaz de mantener la dignidad dentro de un mundo tan dado a los excesos del ego como es la escena indie, ha aprovechado su actuación para recordar que además de la música y de los festivales "de modernos" hay vida más allá y se ha referido al conflicto de Can Vies, y a la gente que en la actualidad pasa por apuros, palabras que han sido recibidas con aplausos.

Otra de las aportaciones españolas han sido "Los ganglios", ingenio en estado puro más allá de lo estrictamente musical.

Los extremeños practican la cumbia "parkinera" y el technopunk como nadie, con letras de rima aparentemente fácil pero no al alcance de todos, porque el surrealismo de extrarradio es un don. Temas como "Amelei Poluain" o la desternillante "La cumbia de Félix y Jacques", no salen de cualquier mente.

El cartel de mañana viernes tampoco es manco. Incluye bandas de relumbrón histórico como Pixies, Slowdive o The Wedding present, con otras más recientes como The National o !!! (CHK, CHK, CHK).