La Academia de Historia revisará las entradas polémicas "con la mayor celeridad posible"

La Academia de Historia revisará las entradas polémicas "con la mayor celeridad posible"
La Academia de Historia revisará las entradas polémicas "con la mayor celeridad posible"

La Academia de la Historia ha defendido la "independencia" de sus miembros y ha incidido en que el 'Diccionario Biográfico Español' en su conjunto constituye "una valiosísima contribución historiográfica y un instrumento útil de consulta" para los ciudadanos. No obstante, ha acordado crear una comisión permanente para "fijar los procedimientos de mejora y revisión según proceda" de alguna de las entradas en la edición digital de la obra.

El Pleno de la Academia, que ha tomado esta decisión por "unanimidad" de los presentes, ha recordado que toda obra histórica "está abierta a la crítica" y, en este sentido, ha admitido que "un subconjunto de entradas" contempladas en este 'Diccionario Biográfico' puedan admitir "otro planteamiento historiográfico susceptible de ser incorporado con la mayor celeridad posible".

No obstante, ha defiende que esta institución fundada hace casi trescientos años "nunca ha abanderado ideologías". En este sentido, ha recordado que sus miembros "han actuado siempre en cada momento con total independencia, respeto al pluralismo y a la libertad individual, bajo un marco normativo (estatutos y reglamentos) que tiene como principios básicos el voto secreto, libre e individual por tanto, y la más absoluta libertad de expresión en sus actos y asambleas".

En cuanto a la obra en su conjunto, ha dicho tener el convencimiento de que "constituye una valiosísima contribución historiográfica y un instrumento útil de consulta para el público interesado".

MEJORAS EN LA EDICIÓN DIGITAL

A pesar de esta defensa de la obra, la Academia ha anticipado la creación de una comisión permanente "con objeto de fijar los procedimientos de mejora y revisión según proceda" en la edición digital de las biografías "con el convencimiento de que permitirá añadir permanentemente nuevas entradas e información nueva".

En todo caso, el Pleno de la Academia ha resaltado que a la hora de plantear esta obra se optó por los principios de "libertad intelectual y de responsabilidad de los autores, así como por un pluralismo que recogiera distintas sensibilidades historiográficas".

Para ello, más de 5.500 investigadores han participado durante más de una década en la elaboración de este diccionario, todos ellos procedentes de "muy diversas corrientes y perspectivas historiográficas".

"En su elección se tuvo en cuenta la importancia de sus publicaciones así como su conocimiento y acceso a las fuentes documentales. Cada biografía va firmada. Cada autor es responsable de sus textos", se ha explicado desde la Academia.

Por todo ello, la Academia ha defendido la "independencia" de sus miembros y ha recordado que en la misma obra se recoge que "las biografías se deben a sus autores" ya que esta institución "no ha querido modificarlas, aunque, a veces, hubiese discrepancias en cuanto al contenido de ellas". "Cada autor es el único responsable del contenido de la biografía o de las biografías que haya escrito y que se publican en este Diccionario", se dice en la obra.