'Sexo adolescente' en Treinta Minutos

Martes 13, a las 21.30 h.

Las nuevas tecnologías están propiciando un peligroso modo de entender el sexo

La edad media para tener relaciones sexuales completas ha descendido a los 16 años

La pornografía se convierte en modelo a imitar, banalizándose las relaciones sexuales

Aumentan los embarazos no deseados y se multiplica por cinco el empleo de la píldora del día después

30.01.2012 - 20:23 h
REDACCIÓN

'Hoy día, en nuestra sociedad, nuestros hijos saltan directamente de la infancia a la edad adulta, pasan de estar jugando en la bolera con los amigos a hacer botellón'. Es la preocupante advertencia de algunos expertos que participan en el reportaje que ofrece esta semana Treinta Minutos, 'Sexo adolescente', un programa donde se analiza qué saben nuestros adolescentes sobre el sexo, si disponen de información correcta sobre dicha materia y si son conscientes de las responsabilidades y riesgos que conlleva el ejercicio de la sexualidad.

Si un padre o una madre leen la última Encuesta Nacional de Salud Sexual de 2009 realizada por el CIS, los datos globales de la estadística son alarmantes: la edad media de los adolescentes para mantener relaciones sexuales completas ha descendido a los 16 años, y está aumentando el número de adolescentes que se inician en el sexo a los 13 años. Es cierto que son datos generales, pero, sin duda, indican una tendencia. Más allá de las cifras: los chicos y chicas tienen suficiente información sexual, pero ¿la procesan correctamente? No, a juzgar por algunos mitos que imperan en este terreno entre muchos chavales, mitos del estilo de: 'la primera vez no puedes quedarte embarazada'; o también: 'si mantienes relaciones sexuales con una pareja estable no puedes coger ninguna enfermedad'. Por otra parte, la iniciación en el sexo en los adolescentes tiene una relación directa con la ingesta masiva de alcohol, con el botellón, circunstancia que propicia un aumento de embarazos no deseados y un mayor contagio de enfermedades de transmisión sexual ante la desinhibición que proporciona la bebida.

Treinta Minutos ha visitado el Instituto Público Marqués de Suances, donde se imparte Educación Sexual en el marco de la asignatura de Biología. A pesar de que los adolescentes reciben información precisa sobre métodos de prevención y sobre enfermedades de transmisión sexual, lo cierto es que la estadística arroja que aumentan los embarazos no deseados y que se ha multiplicado por cinco el empleo de la denominada 'píldora del día después', que pasa a ser mal utilizada de forma habitual, a modo de anticonceptivo. Marisa del Moral, farmacéutica, explica al programa su experiencia como profesional durante las noches de fin de semana cuando su farmacia está de guardia. En este mismo Instituto Marqués de Suances varios padres participan de las denominadas 'escuelas de padres', donde se organizan reuniones conjuntas con psicólogos donde se ofrecen consejos sobre cómo gestionar el diálogo con los hijos en los temas de sexualidad.

José Miguel Gaona, psiquiatra, Javier Urra, psicólogo clínico, Arturo Canalda, Defensor del Menor y Silvia Álava, psicóloga infantil, explican algunas claves del preocupante panorama que hay alrededor de la sexualidad de los adolescentes: se reproducen comportamientos machistas y sexistas, con situaciones de chantaje y abuso; por otra parte, los adolescentes se han educado en una cultura audiovisual hipersexualizada, donde la pornografía se convierte en modelo e icono a imitar, banalizándose las consecuencias nefastas de una iniciación prematura en el sexo, desprovista de afecto y de responsabilidad, una cultura del 'todo vale'. Estos expertos, además, hablan de cómo las nuevas tecnologías están propiciando un peligroso modo de entender el sexo con consecuencias imprevisibles y nefastas: fenómenos como el sexting (auto grabación de fotos o videos de los adolescentes en el móvil para después ser subidas a las redes sociales irresponsablemente), el grooming (coacción realizada por un adulto a un menor de edad por medio de internet) o la sextorsión (se da en el seno de la pareja, entre chavales que se graban durante sus relaciones sexuales; la grabación se utiliza como método de chantaje).