Suroeste de Indonesia, naturaleza salvaje y caos urbano

Suroeste de Indonesia, naturaleza salvaje y caos urbano

El hecho de que Indonesia sea uno de los territorios con mayor actividad sísmica del planeta no es óbice para que allí vivan más de 250 millones de personas, lo que le convierte en el cuarto país más poblado del mundo. Naturaleza salvaje y volcanes frente a motos y caos en las ciudades.

Quedamos con José Luis en Medan (isla de Sumatra), que después de conocer nada menos que 49 países, por fin se estableció aquí tras conocer a la mujer de su vida. Nos cuenta curiosidades de su barrio, donde es el único extranjero, y nos presenta a su familia. Nos desplazamos hasta el Parque Nacional de Gunung Leuser, patrimonio mundial de la Unesco, donde vemos orangutanes en libertad y árboles centenarios.

Después, en Simalungun, visitamos un cafetal. Indonesia es el tercer productor mundial, y es un café de gran calidad, aunque poco conocido y consumido en España. Conocemos el lago Toba, el más profundo del mundo, resultado de una enorme explosión volcánica hace 70.000 millones de años. Y atravesándolo llegamos hasta la isla de Samosir y conocemos Tuktuk, su principal población, donde conocemos las casas tradicionales

de la tribu batak.

Con Cándido conocemos Dumai, también en Sumatra, una ciudad en plena expansión en la que nos llaman la atención sus coloridos mercados, el floreciente negocio de las piedras preciosas y el siempre necesario regateo en los comercios. Nos acercamos hasta una plantación de palma, cuya extracción de aceite es una de las principales fuentes de ingresos del país, y conocemos tanto el deporte nacional, el bádminton, como la afición fetiche de los indonesios, el karaoke.

Por último, cambiamos de isla y llegamos a la capital de Java y del país, Yakarta. Allí nos espera Rafael, que ha recalado aquí tras vivir varios años en Costa Rica y Australia. Con él paseamos por el casco histórico colonial, donde destaca la pintoresca cafetería Batavia, donde venden el café más caro del mundo, el Kopi Luwak. Visitamos la gigantesca plaza de la Libertad y subimos hasta el mirador de Monas, en lo ato del obelisco que preside la plaza, y que permite disfrutar de una vista de 360º de la ciudad.

Indonesia es un país de diversidad y de un Islam moderado. Visitamos la Gran Mezquita y, justo enfrente, la catedral de la Asunción. Entramos en el lujoso hotel Gran Meliá Yakarta, y finalmente Rafael nos enseña el espectacular complejo en el que vive junto a su familia y que diseñó él mismo.

RECOMENDACIONES DE VIAJE

Documentación: Para entrar en Indonesia es preciso presentar un pasaporte con más de 6 meses de validez y con, como mínimo, una página en blanco sin sello alguno por cada entrada que se vaya a hacer en el país. El visado indonesio ocupa una página entera del pasaporte. Las autoridades indonesias rechazarán la entrada de personas que lleven consigo pasaportes en malas condiciones, como por ejemplo con las tapas despegadas, que no tengan, como mínimo, una página totalmente en blanco por cada entrada al país que se pretenda realizar, pasaportes con una validez menor de 6 meses o pasaportes de emergencia, si no cuentan con un visado expedido previamente por una Embajada de Indonsia. En estos casos, el viajero es repatriado de forma inmediata y debe asumir los costes de su salida de Indonesia por vía aérea.

Visado: Los ciudadanos que visiten Indonesia exclusivamente con motivos turísticos y por menos de 30 días no necesitan visado si entran en el país por los aeropuertos de Yakarta (Soekarno-Hatta), Bali, Medan, Surabaya o Batam, o por cuatro puertos marítimos (en las islas de Batam y Bintan), y si presentan prueba del vuelo de vuelta. La eliminación del requisito de visado para españoles es reciente (junio 2015), y por tanto no pueden descartarse fallos puntuales en su aplicación. En caso de querer prolongar la estancia más de 30 días, sí se requiere visado, cuyo coste es de 35 dólares estadounidenses. Se puede conseguir en frontera por una validez de 30 días, renovable por el mismo coste y para otros 30 días. Los ciudadanos que a la llegada opten por no obtener visado, entrando por tanto gratuitamente, no podrán prolongar su estancia en ningún caso.

Vacunas: Ninguna, pero se recomienda la vacuna para la hepatitis B y tifus. A pesar de que en las principales ciudades del país no existe riesgo de malaria, en caso de viajar a zonas rurales en Riau, Jambi, Papua, y Nusa Tenggara Oriental y Occidental es conveniente seguir la oportuna profilaxis, utilizar repelente de mosquitos y viajar provistos de telas mosquiteras de viaje.

Moneda: La rupia es la moneda del país. El cambio aproximado es de 1€ = 15.000 rupias. Los billetes en curso son de 100.000, 50.000, 20.000, 10.000, 5.000 y 1.000 rupias. No hay restricciones para cambiar divisas extranjeras en rupias o viceversa. Sin embargo, es preciso tener en cuenta que al cambiar divisas a rupias, los bancos y oficinas de cambio exigen que los billetes se encuentren en perfecto estado, ni siquiera pueden estar doblados. En caso contrario minorarán su relación de cambio. Se acepta la mayoría de tarjetas de crédito, preferentemente VISA, Mastercard y American Express. No obstante, se recomienda cautela en su utilización, pues son frecuentes las operaciones fraudulentas mediante sofisticados procedimientos informáticos de falsificación.

Seguridad: A pesar de los éxitos en la lucha contra el terrorismo, ha aumentado el riesgo que presenta esta amenaza, ligada o no al Estado Islámico. En consecuencia, se recomienda a los viajeros que extremen la prudencia y permanezcan vigilantes, especialmente en lugares públicos frecuentados por occidentales como restaurantes, centros comerciales o locales de ocio. Durante la estancia en Indonesia, se recomienda mantener una actitud vigilante y tener presente las siguientes recomendaciones:

- Mantener los coches cerrados y en sitio seguro. Mientras dure el desplazamiento en automóvil tener en todo momento los seguros echados.

- Disponer siempre a mano del teléfono móvil. Ser cuidadoso con la información personal que se facilite por teléfono.

- Procurar no llamar la atención en exceso y adaptar la propia conducta al entorno, respetando especialmente sensibilidades culturales o religiosas.

- Evitar aglomeraciones de cualquier tipo. La mayoría de manifestaciones o concentraciones en Indonesia son pacíficas, pero pueden convertirse en situaciones de extrema vulnerabilidad para los extranjeros.

- Prestar especial atención en lugares frecuentados por occidentales, tales como hoteles internacionales, centros comerciales y restaurantes.

- Evitar el cruce de los puentes para peatones sobre ciertas avenidas de Yakarta.

- Usar taxis exclusivamente de compañías reconocidas, tales como Blue Bird o Silver Bird. De ser posible, hacer la reserva por teléfono o en el mismo hotel.

- Para viajes largos, informar a amigos o conocidos del itinerario y confirmar con ellos llegadas y salidas. Evitar viajes nocturnos por carretera.

- No perder de vista en ningún momento la tarjeta de crédito mientras se lleva a cabo una transacción, debido a los casos frecuentes de clonación o uso ilegal de las mismas.

- Ser especialmente cuidadosos en bares y discotecas. Ha habido intoxicaciones por ingesta de metanol. También se han registrado casos de intento de robo y/o extorsión en que los delincuentes han puesto drogas en la bebida de sus víctimas.

Sanidad: Indonesia es un país afectado por la gripe aviar, por lo que antes de viajar es preceptivo consultar la página web del Ministerio de Sanidad y la de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El virus es endémico en Java, Sumatra, Bali y el sur de Sulawesi, con brotes esporádicos en otras zonas. Se recomienda mantenerse alejado de los mercados de aves, reservas naturales de aves y granjas. El mismo cuidado debe tenerse con el ganado porcino, así como muy especialmente con la ingesta de huevos, carne de aves y de cerdos, en particular en crudo. Es oportuno volver a consultar la página de referencia con regularidad por si se produjeran novedades al respecto. Asimismo, el dengue es un serio problema de salud pública en Indonesia. Es el país más afectado de Asia con 1028 víctimas a causa de la enfermedad y 97000 personas infectadas. La enfermedad se ha hecho presente en muchas provincias del país y ha afectado especialmente a Java y Kalimantan Oriental. Por ello se recomienda extremar las precauciones para prevenir la picadura del mosquito transmisor del dengue. Se aconseja usar ropa adecuada que cubra la mayor parte de la superficie corporal y aplicarse repelente. La necesidad de prevenir el dengue es fundamental en la época de lluvias, entre octubre y abril, cuando esta enfermedad tiene más incidencia. Por otro lado, se recomienda no consumir alimentos crudos, frutas no peladas ni bebidas no envasadas industrialmente. Se recomienda estar en posesión de un seguro médico y de viaje completo para estancias en Indonesia. La calidad de servicios médicos y sanitarios en Indonesia no es muy elevada, siendo imprescindible la evacuación a Singapur para los casos más serios. Igualmente se informa de que no es infrecuente que los hospitales cobren cantidades exorbitantes a los turistas extranjeros, sobre todo en situaciones en que la atención médica urgente es imprescindible. Se ha detectado este tipo de abusos incluso en zonas muy turísticas como Bali.

Datos de interés: Durante 2015, debido a la erupción intermitente de varios volcanes en Indonesia, se han producido cierres puntuales de aeropuertos, como es el caso de los de Bali, Lombok, Banyowangi y Jember, así como cancelaciones de vuelos y retrasos. Asimismo los incendios forestales principalmente en la isla de Sumatra también han provocado disrupciones similares en los aeropuertos de esa isla y otras, como Kalimantan y Belitung. En consecuencia, si tiene previsto viajar por Indonesia, se recomienda consultar con las compañías aéreas y agencias de viaje que se haya contratado, y estar atento a la información proporcionada por las autoridades indonesias sobre el estado de sus aeropuertos.

Las inundaciones que suelen afectar a Indonesia entre noviembre y marzo pueden suponer la evacuación de numerosos residentes en las zonas afectadas y causar cortes en las comunicaciones, desprendimientos de tierra y fuerte oleaje. Es fundamental extremar las medidas de precaución en este período. En todo caso, se desaconseja viajar a zonas afectadas por las inundaciones.

Indonesia es país situado en el llamado Cinturón de Fuego del Pacífico. La mayor parte del territorio nacional se encuentra enclavado en zonas de actividad sísmica importante, tanto por vecindad a fallas geológicas de separación de placas tectónicas como por la abundancia de volcanes activos. Ello ocasiona peligrosas erupciones periódicas e incluso riesgo de tsunami. En este sentido, se aconseja extremar la precaución así como seguir las noticias y los avisos locales antes de desplazarse a las áreas volcánicas.

Los delitos de posesión, consumo y tráfico de drogas se castigan con penas de prisión muy duras. Incluso se contempla la cadena perpetua y la pena de muerte. A lo largo de 2015 las autoridades indonesias han ejecutado a 14 personas (indonesias y extranjeras) por delitos de narcotráfico.

Indonesia es un país de gran tamaño y con islas muy dispersas, por lo que las distancias son enormes. Existen compañías aéreas nacionales y locales que cubren los vuelos internos. Sin embargo, el ministerio de Exteriores español adiverte de que muchas de ellas no son fiables. Es importante prever retrasos en estos vuelos internos a la hora de programar conexiones con vuelos internacionales. Además, se aconseja no utilizar los servicios de las líneas que han sido prohibidas por la Unión Europa por no cumplir los estándares internacionales de seguridad aérea.