El Peloponeso, la puerta de Grecia hacia Occidente

La región del Peloponeso es una de las regiones históricas más importantes, no sólo de Grecia, sino de toda Europa. Viajamos a 2.190 km de Madrid para conocer esta península en la que cada piedra, cada árbol y cada monte encierra una historia.

Eva, nuestra primera madrileña, de Alcalá de Henares, nos recibe contemplando el mar Jónico desde el Castillo de Patras. Patras es la ciudad más importante del Peloponeso. Recorremos su casco antiguo y llegamos a la impresionante Iglesia de San Andrés, la iglesia ortodoxa más grande de los Balcanes.

En el mercadillo de San Nicolás encontramos la horta, una verdura típica griega de la que existen trescientas especies diferentes. Eva nos explica algunas supersticiones griegas; qué es el Kombolói, un rosario que sólo usan los hombres como método relajante y nos muestra los churros griegos, los lucumades. Disfrutamos del tradicional Carnaval de Patras. Con 181 años de antigüedad, es el más importante de Grecia y dura un mes y medio.

Dejamos a Eva disfrutando de la fiesta y nos acercamos a Nafpaktos, más conocido como Lepanto, para conocer a nuestro segundo madrileño, Nacho, de Pacífico, y a su novia Angélica del barrio de la Estrella. En este pueblo se libró la histórica batalla en la que participó Cervantes en 1.571. Desde la playa de Lepanto contemplamos el mar de Corinto, en cuyo fondo descansan numerosos restos arqueológicos. Visitamos el Puente Río-Antirio, que une el Peloponeso con la Grecia continental, construido para soportar todo tipo de actividad sísmica.

Volvemos al carnaval para despedirnos de Nacho y Angélica y vamos a conocer a Carmen, de Coslada, que nos recibe en Platia Georgiou, la plaza principal de Patras. Carmen nos enseña la Universidad de Patras, una de las más importantes de Grecia, con 40.000 estudiantes.

A una hora y media de Patras, visitamos el yacimiento histórico más importante de la región, la antigua Ciudad de Olimpia, declarada Patrimonio de la Humanidad, el lugar donde nacieron los Juegos Olímpicos. Entramos en el Estadio Olímpico y vemos el lugar en el que actualmente se enciende la llama olímpica.

Regresamos a Patras para ir a la tienda Tentoura Castro Spirits y probar la tentoura, el licor tradicional de Patras, hecho con canela y clavo. Nos despedimos de Carmen en el bar en el que colabora como D.J. pinchando música indie, el Rock the Kasbal.

Nuestro último madrileño, Andrés llegó hace dos años a Grecia desde Arganzuela. Nos recibe en el Golfo de Corinto. Con él nos desplazamos hasta Aitoliko, conocida como “la pequeña Venecia griega”, donde bailamos el tradicional sirtaki y disfrutamos de sus kioskos y cafeterías.

RECOMENDACIONES DE VIAJE

Documentación: DNI (para ciudadanos de la UE)

Vacunas: No son obligatorias

Moneda: Euro. Las autoridades griegas han impuesto severas restricciones al funcionamineto del sistema financiero. Las entidades bancarias han vuelto a abrir el 20 de julio, pero ofrecen servicios limitados y sigue habiendo límites a la retirada de dinero en efectivo en todos los cajeros del país. Aunque se han dado casos de establecimientos que han dejado de aceptar todo tipo de tarjetas, las restricciones impuestas no afectan, según la normativa establecida al efecto, al uso como medio de pago de las tarjetas de crédito y de débito expedidas en España. En cambio, sí puede verse afectada la retirada de efectivo de los cajeros automáticos con esas mismas tarjetas. Se recomienda, por ello, que quienes se desplacen a Grecia vengan provistos de diferentes medios de pago, incluido suficiente dinero en efectivo para gastos corrientes y otros de carácter imprevisible..

Seguridad: En la época de máxima concentración de turistas extranjeros (primavera y verano fundamentalmente), se dan bastantes casos de hurto de pertenencias personales en los medios de transporte y en los recintos arqueológicos de Atenas, por lo que se recomienda a los turistas que adopten unas mínimas precauciones de seguridad para evitar este tipo de incidentes. Al igual que en otras capitales europeas, en Atenas hay algunos barrios, y de manera particular la zona contigua a las plazas de Omonia y Metaxourgio, en los que no es aconsejable internarse a partir del atardecer. Los turistas han de tener en cuenta que ciertas zonas fronterizas o instalaciones de interés militar (que están debidamente señalizadas y que tienen áreas protegidas en las que está prohibido hacer fotografías) deben ser evitadas.

Sanidad: Es altamente recomendable viajar a Grecia en posesión de la Tarjeta Europea Sanitaria, con la que se puede recibir cobertura gratuita en cualquiera de los centros del sistema de la red de Seguridad Social griega (IKA). La sanidad pública, no obstante, no tiene un nivel óptimo. Sí existen clínicas privadas de buena calidad, aunque de elevado coste. Por ello es igualmente muy recomendable viajar a Grecia habiendo contratado un seguro de viaje.

Circulación: Salvo las autopistas Atenas-Corinto-Trípoli y Atenas-Salónica, las demás carreteras (incluyendo la inconclusa autopista Atenas-Patras) son peligrosas en algunos tramos donde todavía no hay doble carril, ya que se conduce a gran velocidad y haciendo uso del arcén como segundo carril. El número de accidentes es muy superior al de España. Los taxis resultan económicos, pero en ocasiones sólo aceptan al pasajero si les conviene la dirección a la que se dirigen o el recorrido que ellos tienen planteado. La antigua costumbre de introducir varios pasajeros al mismo tiempo va desapareciendo progresivamente. Son muy recomendables los servicios de radiotaxi.

A tener en cuenta: La mayor parte de Grecia está situada sobre una zona sísmica de considerable actividad, por lo que son frecuentes pequeños movimientos de tierra, muchos de ellos perceptibles. El último terremoto con consecuencias de gravedad tuvo lugar en 1999 en Atenas. Por otro lado, en el marco de la actual situación política y socioeconómica de Grecia, es recomendable estar pendientes, a través de los medios de comunicación, agencias de viajes, líneas aéreas y hoteles, de la eventual convocatoria de huelgas y manifestaciones, que pueden afectar a los servicios básicos como el transporte y ocasionar algunos disturbios en zonas del centro de Atenas y Salónica.