Nápoles, a los pies del Vesubio

A Nápoles, la segunda ciudad más visitada de Italia, llegan cada año unos tres millones de turistas. Madrileños por el mundo visita esta caótica y encantadora ciudad situada a los pies del Vesubio.

Nuestra primera madrileña se llama Ana y llegó a Nápoles desde San Sebastián de los Reyes. Con ella visitamos nuestro primer destino, el Castillo de Maschio Angioino, o Castel Nuovo, al lado del cual se ha descubierto un antiguo puerto griego. Ana nos explica por qué Nápoles es conocida como la “ciudad lasaña”.

En el puerto de Nápoles, el segundo más importante de Italia después de Génova, tomamos un ferry con el que atravesamos el golfo de Nápoles. Desde el barco divisamos el Vesubio, Sorrento, la exclusiva colina de Posilipo y la isla de Isquia y llegamos a nuestro destino: la isla de Capri. Recorremos en barco el litoral de esta pequeña isla de tan sólo 12 km viendo el monte Solaro, el punto más alto de la isla; el antiguo puerto de pescadores del Barrio de Marina Grande y la roca desde la que Tiberio tiraba a los esclavos romanos al mar. Nos sorprendemos con el color del agua de la Grotta Verde; visitamos los famosos farallones de Capri, en los que habita una especie delagartija azulúnica en el mundo y, por supuesto, atravesamos el “Arco del amor eterno”. Seguimos navegando hasta la Marina Piccola, donde se ubican las casas de famosos como Sofía Loren o Giorgio Armani y llegamos a la Grotta Bianca, donde se encuentra una estalactita cuya forma dicen que se asemeja a la Virgen María.

Regresamos a tierra para subir a la Piazzetta di Capri, el centro neurálgico de la isla, una zona de tiendas exclusivas, como la tienda de Antonio Viva: L´Arte del Sandalo Caprese, donde podemos comprar las sandalias que popularizó Jacqueline Kennedy. Visitamos también la Cartuja de San Giacomo y su fábrica de perfumes: la Carthusia, donde se fabrican perfumes con las flores de la isla desde el siglo XIV. Y subimos a Anacapri, la parte alta de la isla, para visitar el lujoso hotel Capri Palace.

Regresamos a Nápoles y en Portici encontramos a nuestra segunda madrileña: Belén, de Aranjuez. En este pequeño pueblo Carlos III, Rey de Nápoles, mandó construir varios palacios y edificios emblemáticos, como el Palacio Real de Portici.

Nos trasladamos a 35 km de Nápoles para visitar las ruinas de la antigua ciudad de Pompeya, sepultada por la lava tras la erupción del Vesubio en el año 79 d.c. En ella vemos las antiguas construcciones, la Puerta Marina o los restos de la antigua Basílica y del Foro. Recorremos la Vía de la abundancia, nos sorprendemos con los curiosos pasos de peatones de la época y conocemos el prostíbulo más antiguo de la historia, con más de 2000 años.

Nuestra siguiente madrileña, María, proviene de Chamberí, nos recibe en la zona de Campi Flegrei (campo ardiente). Con ella visitamos el emblemático Castillo del huevo, situado en el islote de Megaride, y conocemos su curiosa leyenda.

Nápoles tiene 465 km cuadrados de túneles. Nos adentramos 40 metros bajo tierra para recorrer el Tunnel Borbonico donde se refugiaban hasta doscientas mil personas durante la II Guerra Mundial.

Volvemos a la superficie y visitamos Marinella, una de las tiendas de corbatas más prestigiosas del mundo, la favorita de los presidentes americanos. Llegamos a la plaza central de Nápoles; inspirada en la Plaza del vaticano, la Piazza Plebiscito acoge la Iglesia de San Francisco de Paula, el Palacio Real y el espectacular Teatro de San Carlos, el teatro de ópera más antiguo del mundo, patrimonio de la UNESCO.

Recorremos la Galería Humberto I, del siglo XIX y visitamos el Caffè del professore donde conocemos la tradición del “café pendiente”. Visitamos el puerto de Pozzuoli, a 15 km de Nápoles, el lugar donde pasó su infancia Sofía Loren: en Pozzuoli visitamos el Templo de Serápide y nos introducimos en el cráter de un volcán en activo en La Solfatara. Nos despedimos de María en Bacoli, donde se encuentra el club privado de Lost Paradise

Nuestra última madrileña Alicia, de El Álamo, vino a Nápoles con una beca Erasmus. Alicia nos introduce en el Barrio Español y nos cuenta la historia de la Camorra napolitana. Con ella recorremos una de las calles más transitadas que divide Nápoles en dos, Spaccanapoli, que acoge veinte basílicas, entre ellas la “Iglesia Maradoniana”. Llegamos al centro histórico de la ciudad, que es patrimonio de la UNESCO y visitamos la calle de los Belenes, llamada así en homenaje a la tradición de los pesebres, que procede de esta ciudad.

Subimos al funicular que desemboca en el Barrio de San Martino, para despedirnos de Alicia disfrutando de las mejores vistas de Nápoles y del Castel Sant´Elmo

RECOMENDACIONES DE VIAJE

Documentación: DNI (para ciudadanos de la UE)

Vacunas: No son obligatorias

Moneda: Euro

Seguridad: Riesgos: Nápoles y sus alrededores está considerada zona de riesgo medio, puesto que padecen un elevado grado de inseguridad que convierte a los turistas y viajeros en frecuentes víctimas de robos. Conviene, por ello, extremar la atención sobre los efectos personales.

Transporte: En los traslados a Aeropuertos se recomienda acordar el precio del trayecto previamente para evitar sorpresas desagradables. Atención a la hora de realizar los cambios a la circulación de billetes falsos. Los billetes en trenes y autobuses deben validarse. Hay que adquirir los billetes antes de subir al medio de transporte y, además, hay que validarlos. En los autobuses se pueden validar los billetes en su interior mientras que, en los trenes la validación tendrá que efectuarse en las máquinas correspondientes, de color amarillo, que se encuentran en la cabecera de las vías del tren, antes de subir a los mismos. Iberia Expres ofreces vuelos desde Madrid los lunes, miércoles, jueves y domingos a partir de 49 euros el trayecto