Folclore, naturaleza y mucho misterio en los Cárpatos rumanos

Madrileños por el mundo visita los Cárpatos Rumanos

Madrileños por el Mundo viaja esta semana a los Cárpatos rumanos, la segunda cadena montañosa más extensa después de los Alpes, una auténtica reserva natural que atraviesa todo el país.

En los Cárpatos conocemos a Álvaro, un madrileño de Alalpardo que lleva ya siete años en Rumanía, a donde vino por amor.

Con Álvaro contemplamos el tradicional Baile de las cucharas, que proviene de la época romana y nos trasladamos al Lago de Santa Ana, el único lago volcánico de la Europa oriental.

Visitamos uno de los destinos turísticos más visitados de Rumanía: Sighisoara, en el interior de los Cárpatos, la ciudad medieval más poblada de Europa. Esta ciudad fortificada es Patrimonio de la Humanidad desde 1999. Aquí se encuentra la casa donde nació el verdadero Conde Drácula, el príncipe Vlad III, “el empalador”, y donde vivió desde 1431 hasta 1435.

A tres horas de allí, adentrándose más en los Cárpatos, nos encontramos en Zalánpatak, considerado uno de los diez mejores paraísos privados del mundo, donde visitamos una de las casas que el Príncipe Carlos de Inglaterra tiene en Rumanía: Green Pearls.

En Brasov nos encontramos con José Mª Gómez Acebo, madrileño de Argüelles, familiar lejano de nuestro Rey y enamorado de los Cárpatos.

En esta ciudad del centro de Rumanía encontramos un cartel al más puro estilo hollywoodiense, desde la montaña donde se ubica divisamos la Iglesia de San Nicolás y la primera escuela que hubo en Rumanía. Dentro de las múltiples Iglesias de la ciudad, destaca la conocida como La Iglesia Negra, que ha sobrevivido a terremotos, incendios e invasiones.

A unos 45 Km de Brasov llegamos a Sinaia, conocida como “la perla de los Cárpatos”, con su impresionante Castillo de Peles, el primer edificio que tuvo electricidad, agua caliente y ascensor en Europa.

Nos desplazamos al Parque Natural Piatra Craiului, en el que nos adentramos para contemplar al oso pardo en su entorno natural.

En Cluj-Napoca, que fue capital de la región de Transilvania, nos encontramos con Lara, una madrileña de Aranjuez que trabaja aquí como profesora.

En esta ciudad de origen romano encontramos una escultura de la Loba Capitolina, conseguimos acceder a la torre de su famosa Iglesia de San Miguel, recorremos la muralla de origen medieval que la protege y visitamos una de las farmacias más antiguas del mundo, ahora convertida en museo.

Nos despedimos de Lara tras visitar el Teatro de la Ópera Nacional Rumana, de estilo barroco, en cuyo interior encontramos una impresionante escalinata y la Catedral Ortodoxa, situada justo enfrente, de estilo bizantino.

Seguimos en Cluj-Napoca y en plena Fiesta de la Juventud, nos encontramos con Prado, una madrileña de San Sebastián de los Reyes.

Con Prado nos trasladamos a la Salina de Turda, una especie de parque de atracciones a cien metros bajo tierra en el que encontramos, desde una cascada de sal de 80 metros de altura, hasta un auténtico lago con su propia isla de sal.

Prado nos enseña una de las más de 100 Iglesias que existen en esta región construida totalmente en madera sin utilizar ni un solo clavo y nos adentramos en el Bosque de Hoia Baciu conocido como el “Triángulo de las Bermudas de Transilvania”, el bosque más embrujado del mundo según los expertos en la materia.

Nos despedimos de Prado en la Sala Polivalente donde, junto a unas 7000 personas, disfrutamos del concierto de uno de nuestros artistas más internacionales: Julio Iglesias, acompañado de su hijo Julio Jr.

RECOMENDACIONES DE VIAJE

Documentación: Para entrar en Rumanía se debe presentar Pasaporte o DNI.

Visado: No se requiere visado ni permiso de residencia para entrar en Rumanía y permanecer por una estancia no superior a los tres meses.

Vacunas: No son obligatorias. Si bien, para adultos se recomindadn las vácunas contra el tétanos, la hepatitis y el tifus y para niños se recomienda tener actualizado el calendario oficial de vacunaciones.

Moneda: La moneda nacional es el leu (en plural, lei) y su denominación en los mercados internacionales es RON. Las divisas más aceptadas son el euro y el dólar de EE.UU. Se puede cambiar al tipo oficial en las entidades bancarias o en las agencias de cambio legalmente establecidas.

Seguridad: En general Rumanía es un lugar muy seguro. No obstante, hay que tomar ciertas precauciones para evitar hurtos de carteristas de los que pueden ser objeto los turistas. Se recomienda no perder de vista los objetos personales en lugares públicos o medios de transporte ni dejar objetos a la vista en el interior de los coches. En Bucarest, conviene evitar, siendo turista, algunas zonas de los barrios de Ferentari y Rahova..

Sanidad: Para el acceso al sistema público de salud en Rumanía el ciudadano español o comunitario deberá estar en posesión de la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE). Ésta puede obtenerse en España en cualquiera de los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social y da derecho a su titular a recibir las prestaciones sanitarias que sean necesarias durante su estancia en Rumanía en las mismas condiciones que los ciudadanos rumanos. Si no dispone de la tarjeta mencionada, deberá pagar las consultas médicas, medicamentos o gastos hospitalarios de los que haga uso. Sin embargo, el sistema público de salud rumano se resiente de la situación económica que atraviesa el país y, aunque hay buenos médicos, las instalaciones y medios sanitarios son bastante deficientes en comparación con los europeos occidentales. Se recomienda la suscripción de una póliza de seguro médico de viaje con la que poder acceder a clínicas privadas y cubrir una eventual repatriación.

Otros: A pesar de las mejoras experimentadas por las infraestructuras en los últimos años, algunos tramos de carretera pueden ser deficientes. A la entrada en Rumanía, el ciudadano extranjero que viaja en coche, tiene que comprar una pegatina ("rovinieta") para circular por las carreteras nacionales (se trata de una tasa obligatoria). En función del periodo de estancia, la pegatina puede ser válida un día, una semana, un mes, tres meses o un año y se puede comprar en los puntos aduaneros, en las gasolineras OMV, PETROM, MOL, oficinas de correo, por internet, etc. La falta de este documento se sanciona con multa. En el invierno la legislación obliga a utilizar ruedas de invierno cuando hay nieve o hielo en las carreteras.