Figuras del toreo ven una "barbaridad" la prohibición

Diferentes figuras del mundo del torero se han pronunciado sobre la decisión del Parlamento catalán de prohibir las corridas de toros en Cataluña a partir de 2012, considerando la iniciativa una "barbaridad" que "atenta contra la libertad del ciudadano".

De este modo, en sendos comunicados, el matador de toros sevillano Manuel Jesús 'El Cid', expresó su "rabia tremenda ante la noticia y puntualizó que, en esta decisión, "el toro es lo de menos, pues, en el fondo, lo que importa es que la fiesta ha sido utilizada por los nacionalistas catalanes como arma arrojadiza contra España"

Así, criticó que la prohibición es "una forma de decir que ellos no son españoles, que no quieren nada que les suene a español" y afirmó que "es tremendamente lamentable que a los aficionados de esa tierra se les prive de algo tan bonito y tan grande como es el toreo".

Además, apuntó que lo que ha ocurrido es un "paso atrás en el tiempo". "Ha costado mucho trabajo ganar las libertades que hoy disfrutamos y creo que ahora no es tiempo de prohibir, sino de ganar en libertad", lamentó, animando a los aficionados a "unirse y reaccionar contra esta barbaridad".

En este sentido, consideró que, suprimiendo la fiesta en Cataluña, "se está cortando de un hachazo la libertad de la gente de allí y de todo el mundo a disfrutar de un espectáculo único con raíces culturales y tradicionales, que forma parte de nuestra forma de ser.

Por su parte, el diestro Miguel Angel Perera tachó de "totalmente injusto" lo ocurrido, expresando que le parece "muy mal" que en un país libre y democrático "anden prohibiendo una fiesta con tanta tradición y tantas implicaciones culturales". "Es lamentable que se le haga tanto caso a la gente a la que no le gusta algo, creo que hay que respetar y tener en cuenta que esto es una profesión, no un capricho. A mí hay muchas cosas que no me gustan y en las que no participo, pero las respeto", manifestó.

"TENDRIA QUE ACTUARSE DESDE MAS ARRIBA"

Igualmente, consideró la iniciativa un "atentado contra la libertad del ciudadano, con trasfondo político por encima de lo que nos han querido vender de protección a un animal". Además, vio "injusto" que "con tan poca diferencia de votos se apruebe algo tan importante que va a afectar a tantas familias, porque que a nadie se le olvide que se juega con el sueldo de mucha gente".

Por último, afirmó que "tendría que hacerse algo desde más arriba, que se pringara quien se tiene que pringar".

De igual modo, el torero Enrique Ponce dejo traslucir su "gran indignación e impotencia por lo ocurrido", considerando la inicitiva una "coacción a la libertad de los seres humanos, precisamente por quienes hace 40 años abogaban por ella".

Además, Ponce aseguró que tras esta decisión "hay un trasfondo político maquiavélico por parte del nacionalismo catalán, que con esta acción gana una batalla a España, cargándose la seña de identidad de nuestro país".

"Están atentando contra la cultura, la tradición y la historia de nuestro país. Es muy triste que se use la política para estos fines y que se coja a la Fiesta como víctima de un fin político nacionalista catalán", lamentó.

Por último, Ponce confió en que se produzca una reacción general y recriminó que "quien tenía la fuerza para que esto no ocurriera es el partido socialista de Cataluña", por lo que señaló que existe una " gran incongruencia dentro del partido: si en Andalucía lo declaran bien cultural, el catalán lo prohíbe, y en medio está el Gobierno y su presidente, que es socialista, y que se lava las manos". "Esto es un reflejo de cómo está España", subrayó.

"NO QUIEREN NADA QUE TENGA QUE VER CON ESPAÑA"

Por último, el rejoneador Diego Ventura mostró la "tristeza y la indignación" propias que, según dijo, le provocan siempre las "injusticias". "Me parece una auténtica barbaridad esto, pues en un país en el que hay libertad para todo es injusto que prohíban un espectáculo al que no es obligatorio asistir", reprochó.

Para Ventura, "esto no tiene nada que ver con el toreo, son cosas políticas" y, en este sentido, indicó que "no hay que entender mucho para ver que allí todo lo que tiene que ver con España no lo quieren".

El rejoneador de La Puebla del Río, que hace poco actuó en Barcelona e hizo el paseíllo envuelto en la senyera catalana como reivindicación de la libertad de ir a los toros en esta tierra, aseguró que tiene amigos en Cataluña que "lo estarán pasando fatal, gente muy aficionada, amante del toreo, que ahora se queda sin una de las cosas que más llenaba su vida".

RECURRIRAN ANTE EL CONSTITUCIONAL

Por su parte, el portavoz de la Plataforma en Defensa de la Fiesta, Luis Corrales, ha manifestado hoy su decepción por la decisión del Parlament de prohibir las corridas en Cataluña y ha anunciado que recurrirá la ley ante "el Tribunal Constitucional".

"Veremos cómo lo planteamos porque hay cuatro entidades que pueden hacerlo, pero lo que está claro es que la lucha continúa y aquí no se acaba nada", ha añadido Corrales nada más conocer el resultado de la votación.

Sus críticas han ido dirigidas hacia los parlamentarios de CiU, a quines ha acusado de "haber perdido la cabeza" y haberles "engañado".

"Es muy triste constatar como CiU, un partido liberal y humanista, o se ha convertido al animalismo o ha perdido la cabeza. CiU ha prohibido hoy los toros en el Parlament de Cataluña", ha señalado.

El citado portavoz ha hecho estas declaraciones en el exterior del Parlament, donde un grupo de protaurinos, que se habían congregado allí desde primera hora de la mañana, lo han vitoreado y abrazado, entre emotivas muestras de tristeza y decepción.

"Me siento triste y afectado porque nos acaban de prohibir lo que para nosotros es parte de nuestra cultura y de nuestra vida", ha dicho un joven aficionado a los toros llamado Víctor Muñoz, que ha seguido el debate desde el exterior por la radio.

Los protaurinos han gritado sus consignas desde la parte derecha de las vallas colocadas frente al Parlament, mientras que los contrarios a las corridas de toros han hecho lo propio en lado izquierdo de las barreras.

A cada lado se ha agrupado una veintena de personas que, a pesar de lo reducido del número, han resultado ser muy ruidosos y han recibido mucha atención por parte de los medios de comunicación.

Los insultos entre ellos han sido una constante durante toda la mañana y ambos han hecho ondear banderas catalanas para demostrar su catalanismo y acusar a los contrarios de traidores.

Entre ellos se encontraba el torero catalán Alejandro de Benito, que dijo sentirse "impotente y decepcionado" por el resultado de la votación y ha añadido que "Cataluña seguirá siendo taurina por mucho que lo prohíban".

"Ha sido una decisión política y a los políticos lo que menos les importa es el sufrimiento del animal", ha sentenciado el joven matador.

Otro joven torero catalán Serafín Marín, uno de los que más se ha implicado en las últimas semanas para defender la catalanidad de las corridas y el mantenimiento de la fiesta, estaba notablemente afectado tras asistir a la sesión, y no ha podido evitar derramar algunas lágrimas.