FRINGE, un festival en 26 escenarios diferentes de Matadero

Esta mañana, el director de Artes Escénicas del Ayuntamiento de Madrid, Natalio Grueso, junto al director de Veranos de la Villa, Manuel Lagos, y el equipo Fringe han presentado en el Café Teatro de Las Naves del Español la programación de la nueva edición del Festival de Artes Escénicas Fringe, que este año cuenta con el patrocinio del Banco Sabadell.

El 5 de julio comenzará en Matadero Madrid la segunda edición del festival Fringe, en esta ocasión denominado Fringe 13, que presenta sustanciales novedades respecto al verano pasado. La más llamativa es su cambio de sede: de Conde Duque a Matadero Madrid. La buena acogida de su primera edición ha llevado a los organizadores a dar un paso más y proponer este año un concepto más arriesgado, original y llamativo, de ahí el traslado de su sede a Matadero, cuyas instalaciones y convivencia con otras instituciones enriquece el festival y plantea nuevos retos y colaboraciones.

Así, el gran distintivo de Fringe 13 serán los propios escenarios del festival, que ha hecho una fuerte apuesta por los espectáculos site specific, es decir, que cada uno usará el espacio escénico que más vaya con su carácter y se adapte más a sus características artísticas. El equipo Fringe ha localizado 26 espacios diferentes que se han puesto a disposición de los artistas. Escenarios habituales como las Naves del Español, el plató de Cineteca o la sala B de Cineteca; otros no siempre abiertos al público pero dedicados a artes escénicas, como la Sala de Ensayo de Madera o la Sala de Ensayo de Hormigón de la Nave 12 (Sala 2 de las Naves del Español), el taller de la Nave 8B o las casetas de la Nave 15; y otros nunca antes utilizados para ningún tipo de espectáculo, como la torre del depósito de agua, un callejón, el tejado de la Nave 10, un respiradero de la Plaza de Matadero o uno de los almacenes de la Nave 11.

Para la presente edición, la convocatoria del festival recibió cerca de 500 propuestas de todos los géneros escénicos y procedentes de 10 países de todo el mundo. De entre ellas se ha elaborado una programación de más de cien espectáculos, a cargo de 50 compañías, 14 de ellas internacionales, que llevarán a cabo más de cien espectáculos y un total de 43 estrenos.

Además de trasladar su sede principal a Matadero y aumentar el número de estrenos, espacios y propuestas, Fringe 13 ha apostado este año por iniciar una estrecha colaboración con la Red de Teatros Alternativos, a través de la cual se podrán ver espectáculos en ocho salas de Madrid.

El sábado 6 de julio, Fringe inaugurará esta segunda edición con un único concierto del grupo Manel. Tendrá lugar a las 23 horas en la Nave 1 de Matadero. El precio es de 20 € venta anticipada y 25 en taquilla.

FRINGE EN 13 CIFRAS

Esta cita cultural veraniega ofrece 500 propuestas; 43 estrenos; 26 espacios escénicos en Matadero; 20 compañías de Madrid; 16 compañías del resto de España; 14 compañías internacionales; 10 países representados en la programación (Argentina, Chile, México, Uruguay, Japón, Reino Unido, Alemania, Francia, Bélgica y España); 8 espectáculos de danza; 10 espectáculos familiares; 200 actores, muñecos, marionetas; un androide y un robot.

El concepto de este festival nace en Edimburgo en 1947, después de que las compañías que no eran admitidas en el programa oficial del festival de esta ciudad, decidieran celebrar sus espectáculos en la calle. Desde ese momento la idea de los festivales fringe se ha extendido a casi todos los festivales de artes escénicas con ejemplos en ciudades como Nueva York, Hong Kong, Londres, Melbourne, Singapur o Dublín. Y el verano pasado llegó a Madrid.

FRINGE MADRID

Surgió con la voluntad de dar espacio a creadores con deseos de presentar y compartir sus propuestas escénicas: teatro, danza, teatro-danza, teatromúsica, teatro físico, teatro de objetos, performance, circo, poesía, spoken word... Fue un proyecto artísticamente relevante e inspirador tanto para los participantes como para el público asistente. Se formó un espacio para intercambiar ideas y relacionarse con otros actores, directores y autores así como con programadores y periodistas especializados. Un proyecto a nivel nacional e internacional que el verano pasado revitalizó el Centro Cultural Conde Duque, llenándolo de propuestas escénicas originales. Este verano se traslada a Matadero, donde la cantidad y variedad de espacios se multiplican y se abre un nuevo horizonte de colaboraciones “intramuros”: La Central de Diseño, la Casa del Lector, la Cineteca, Intermediae, la Cantina y el Café Teatro.

Más información en www.fingemadrid.com y www.veranosdelavilla.com