Comer en un antiguo apeadero

En este peculiar restaurante, antiguo apeadero de El Plantío, se puede comer escuchando el paso de los trenes: rabo de toro, magret de cordero con boluetus y plumcake de setas para el postre.