Los Cabos en Baja California, el fin de la tierra mejicano

Viajamos a 10.133 Km de Madrid para conocer un auténtico paraíso natural. Hoy visitamos Los Cabos, un municipio conocido como "el fin de la tierra" ya que es la última porción de terreno de la Península de Baja California Sur, que se ha convertido en uno de los destinos turísticos más solicitados. Madrileños por el Mundo recorre desde el tranquilo San José del Cabo, que mantiene la apariencia y el aire de un auténtico pueblo mejicano con sus calles empedradas, restaurantes íntimos y boutiques; hasta el estridente Cabo San Lucas, ubicado al otro lado del "Corredor", el lugar perfecto para la fiesta, con animados bares y glamurosos centros comerciales cercanos a la marina.

En Cabo San Lucasnos recibe nuestro primer madrileño, Sergio de Tetuán, que es el director de uno de los hoteles más exclusivos de la zona. En su playa privada cogemos una lancha con el fondo de cristal que, navegando por el mar de Cortés, nos acerca a uno de los lugares más emblemáticos de Cabo San Lucas. Desde nuestra embarcación divisamos la playa del pelícano y la famosa cueva de San Andrés y llegamos al Arco Monumental, una formación rocosa esculpida por el mar que ha sido considerada Patrimonio de la Humanidad. Sergio nos lleva a nadar con los delfines en Cabo Dolphins y a conocer el puerto de Cabo San Lucas, la marina más cara de América, donde nos hacen compañía de los pelícanos. Disfrutando de la animada vida nocturna y la deliciosa gastronomía de la zona nos despedimos de Sergio.

Sofía de Hortaleza nos espera en La Paz, la capital de Baja California Sur. Nuestra madrileña nos recibe en el primer campo de golf que se construyó en este lugar y nos lleva por la carretera Libramiento hasta el mágico pueblo de Todos Santos, a 70 km de La Paz, para visitar el lujoso y acogedor Hotel Californiaque se hizo famoso por la canción de The Eagles. Dejamos a Sofía disfrutando de una preciosa puesta de sol desde el malecón.

En mitad del desierto quedamos con tres ingenieros madrileños que están construyendo una central eléctrica a más de cuarenta grados y acompañados por diferentes especies de serpientes con la empresa española Acciona. Vemos la Catedral Nuestra Señora de La Paz, construida hace cuatrocientos años, y tomamos una embarcación que nos lleva por el mar de Cortés, bautizado por Jacques Cousteau como “el acuario del mundo”, para hacer snorkel con leones marinos en la isla de Espíritu Santo. Esta isla fue descubierta por Hernán Cortés, quien la bautizó como “isla de las perlas” y es una reserva natural considerada Patrimonio de la Humanidad.

Cristina, una artista de Chamberí, nos recibe fotografiando el amanecer en una playa situada en la zona que Hernán Cortés denominó “el canal de las ballenas”. Su marido Carlos, madrileño de Arganzuela, dirige la empresa de consultoría energética energium. Visitamos el colegio de su hija Luna, que cuenta con su propia granja y desde él divisamos el centro de convenciones donde estos días se reúne el G-20. Nos aventuramos a probar el paravelismo y seguimos disfrutando de las emociones fuertes tirándonos en tirolina, paseando en camello sobre las dunas del desierto y practicando el bungee, que consiste en caer al vacío desde una góndola con el fondo de cristal desde una altura de 48 metros en el parque de aventuras Wild Canyon. En este parque encontramos cactus de más de 380 años y que alcanzan una altura de hasta 22 metros de altura, por lo que esta zona se conoce como el “desierto de los gigantes”; contemplamos a los “Juanitos”, que es como se conoce a las ardillas; conocemos la choya, la planta de la cual reciben su nombre los habitantes de esta zona (los choyeros) y repasamos la historia de los indios pericues. Tras disfrutar de un agradable paseo a caballo por una playa paradisíaca nos acercamos al centro de San José del Cabo donde encontramos todo tipo de comercios y restaurantes. Aquí visitamos la galería de arte, una de las muchas que existen en este pueblo de artistas, con la que colabora nuestra madrileña con un proyecto para reciclar la basura y transformarla en obras de arte y nos despedimos de nuestros madrileños mientras disfrutan de la vida nocturna de San José.

RECOMENDACIONES DE VIAJE

Documentación: Pasaporte español en vigor y billete de avión de ida y vuelta. Muy importante: Dobles nacionales hispano-mexicanos. La legislación mexicana reconoce la doble nacionalidad pero los viajeros que posean las nacionalidades española y mexicana deben portar en México, tanto en el momento de la entrada como de la salida del país, su pasaporte mexicano ya que, de conformidad con la legislación mexicana, en ese momento deben ostentar la nacionalidad mexicana e identificarse como tales.

Visado: El español que viaje por motivos de turismo no necesita visado pero debe entrar y salir de México con pasaporte (ordinario, de servicio o diplomático) en vigor. Se están produciendo casos de inadmisión de ciudadanos españoles en los aeropuertos mexicanos (la persona es retenida y obligada a regresar en el primer vuelo disponible con la misma compañía con la que llegó). Se trata de personas que llegan sin visado y a las que las autoridades mexicanas deniegan la entrada en México por considerar que no acreditan el motivo turístico de su viaje. Si viaja usted sin visado, y por motivo de turismo o vacaciones, debe estar en condiciones de acreditar al llegar al aeropuerto: El lugar o lugares donde se alojará durante toda su estancia: Si es un hotel es aconsejable llevar impresas la reserva o reservas correspondientes. Si va a quedarse en el domicilio de una amigo o familiar, debe conocer exactamente la dirección donde se encuentra dicho domicilio (hágala constar en el formulario migratorio que le entregarán en el avión antes de llegar) y el nombre completo y número de teléfono de la persona que le invita. Su solvencia económica, es decir, debe poder probar, si se lo exigen a la entrada, que dispone de medios económicos suficientes para cubrir su manutención y alojamiento durante toda la estancia prevista en México. El regreso a España: billete de avión de regreso a España. Muy importante: a la entrada en el país como turista se debe rellenar un impreso denominado Forma Migratoria Múltiple. Se trata de un díptico. La parte derecha del mismo se devuelve al ciudadano extranjero por el funcionario que efectúa el control de pasaportes a la entrada y DEBE PRESENTARSE JUNTO CON EL PASAPORTE A LA SALIDA DEL PAÍS por lo que es MUY IMPORTANTE CONSERVARLO. La pérdida de la Forma Migratoria debe denunciarse en una agencia del Ministerio Público. La presentación de la Forma Migratoria, o bien la presentación de la denuncia por su robo o extravío le serán exigidos para abandonar el país.

Vacunas: Obligatorias: NINGUNA. Recomendadas: NINGUNA.

Moneda: Puede portarse hasta un equivalente de 10.000 dólares o cheques de viaje sin obligación de declarar. Los cambios de euros o dólares a pesos mexicanos se pueden realizar en bancos y agencias de cambio de divisas y hoteles. Las casas de cambio suelen ofrecer mejores tipos de cambio que hoteles y bancos. Las tarjetas de crédito españolas (VISA, AMEX, MASTERCARD) son normalmente admitidas en las tiendas, restaurantes y hoteles mexicanos..

Seguridad: Los destinos tradicionales del turismo, entre los cuales se incluye la zona de Los cabos de Baja california Sur, no se han visto afectados gravemente por el fenómeno de la violencia.

Sanidad: MUY IMPORTANTE: ES ABSOLUTAMENTE CONVENIENTE VIAJAR PROVISTO DE UN SEGURO MÉDICO LO MÁS AMPLIO POSIBLE, con cobertura extensiva de gastos médicos durante toda la estancia y que incluya la REPATRIACIÓN O EVACUACIÓN médica a España. EN MÉXICO LOS TURISTAS ESPAÑOLES NO ESTÁN CUBIERTOS POR LA SEGURIDAD SOCIAL ESPAÑOLA ya que la atención médica no está incluida en el convenio de seguridad social entre España y México. Existe atención médica de calidad en el país, pero es muy cara y deberá pagarla, en todo caso, el interesado si carece de seguro médico. Incluso en el caso de estar provisto de seguro médico, es habitual que deba pagarse el tratamiento por adelantado, por exigencia del hospital y que el interesado deba pedir posteriormente el reembolso a la compañía responsable del seguro. Existen buenos hospitales privados en las capitales de los Estados y principales ciudades. En el caso del D.F. hay varios hospitales privados con excelente equipamiento y cuadros médicos (aunque caros): Hospital Español, Hospitales Ángeles, Hospital Inglés (o ABC), etc. En Monterrey, se recomienda acudir a Christus Muguerza, San José, OCA, etc. En el caso de Cancún y zonas turísticas próximas, el hospital privado recomendado es Hospitén. En general, las condiciones sanitarias son bastante buenas, si bien se recomienda beber siempre agua embotellada, evitar las comidas en puestos callejeros y desinfectar bien frutas sin pelas y verduras.

Datos de interés: DROGAS: Las penas de prisión por delitos relacionados con la tenencia o tráfico de drogas oscilan entre 5 a 15 años en el primero de los casos y entre 10 y 25 años en el segundo. En México, es considerado delito federal y como tal el cumplimiento de la condena se efectúa en prisiones también federales, cuyo régimen interno suele ser sensiblemente más duro que en las estatales. El mero consumo de las mismas mientras se encuentre Vd. en México puede atraer la atención indebida del crimen organizado. Se han dado casos de secuestro y tortura de consumidores (extranjeros incluidos), para interrogar sobre quiénes eran sus suministradores que, al parecer, pertenecían a redes de distribución rivales. FENÓMENOS NATURALES: TERREMOTOS, en México interactúan cinco placas tectónicas y es un país con actividad sísmica importante y riesgo de terremotos relativamente elevado; VOLCANES, en México hay algunos volcanes activos, el de más actividad actualmente el de Popocatépetl; HURACANES, la temporada de huracanes en el Atlántico y el Pacífico comienza oficialmente el 1 de junio y termina el 30 de noviembre, pero el período más problemático suele tener lugar entre los meses de agosto y octubre. Los Estados del Golfo de México y las zonas interiores contiguas, así como los de Baja California Sur, Sinaloa, y Sonora, y resto de la costa del Pacífico sufren los efectos de los huracanes o tormentas tropicales casi todos los años.