Bristol, la ciudad del arte

Miguel, de 23 años, del Barrio del Pilar y del Real Madrid, nos lleva a vivir el Festival del queso rodante. En Gloucestershire, cada año unas 5000 personas vienen a disfrutar de este espectáculo en el que unas veinte personas se arrojan colina abajo detrás de un queso de unos 4 Kg. de la variedad Double Glouester. Los jugadores del equipo local de rugby, el Brockworth, se encargan de frenar a los corredores para que no se lesionen.

De ahí viajamos a un destino más tranquilo: visitamos la Catedral de Gloucester y su famoso Claustro, en el que se grabaron muchas escenas de las dos primeras películas de la saga de Harry Potter. En el Puerto de Gloucester, a orillas del río Severn, se celebra una auténtica batalla naval: el Festival de los piratas.

Nos trasladamos a Painswick, a conocer el Cementerio de los 99 tejos y nos despedimos de Miguel en Nailsworth, donde visitamos uno de los más de 60.000 pubs que hay en Reino Unido, el Prince Albert, donde disfrutamos de música en directo y cerveza fresca.

Mari Cruz, lleva dos años y medio trabajando como aparejadora en una constructora de Bristol. Con ella visitamos el parque más antiguo de Bristol, donde las ardillas escoltan la Cabot Tower, erigida en honor a John Cabot, si te animas a subir sus 108 escalones disfrutarás de unas espléndidas vistas de Bristol.

Nos trasladamos a conocer Fairford, una urbanización de lujo a 50 minutos de Bristol y después visitamos una Casa georgiana del siglo XVIII, antigua residencia de John Pinney y ahora convertida en museo. Recorremos las calles del centro de Bristol, y visitamos el mercado permanente St. Nicholas Market. Bristol es la capital mundial del graffiti, en sus calles encontramos la obra más importante de su máximo representante: Banksy. Continuamos hasta la Plaza del Milenio y disfrutamos de un deliciosoté en Tea Room antes de visitar Cameron Balloons, donde se cosen a mano globos aerostáticos.

Nos despedimos de Mari Cruz en Steam Bar, donde puedes recibir clases de salsa y bachata de la mano de Stellan de Salsa Souls y pagar con la libra bristoliana, la moneda única de la ciudad de Brisdtol que es aceptada por más de 700 comercios.

La región de los Cotswolds es una de las más ricas de Inglaterra. En el pueblo de Chippin Campden, conocido como el Beverly Hills de Inglaterra, conocemos a David, un madrileño de Alcobendas que nos enseña su Mercado central, de principios del siglo SVII. Visitamos la Iglesia de St. Mary, del siglo XI, y la Pump Room, el balneario más antiguo de Cheltenham, de 1830.

Nos despedimos de David en un famoso picadero de caballos en Chetteha, lugar conocido porque aquí se celebra una de las competiciones más importantes del mundo de carreras de caballos con obstáculos: La Gold Cup

Beatriz, de Vallecas, lleva dos años aquí trabajando en marketing digital. Con ella visitamos el emblema de Bristol: el Puente Colgante de Clifton, diseñado por Brunel. En el Puerto de Bristol encontramos el SS Great Britain, que fue el barco más grande del mundo cuando se construyó.

Y nos despedimos de Beatriz en Bath, donde visitamos el Balneario Therme Bath Spa, el único con aguas termales y su Universidad, donde construyen coches de Fórmula I y tienen su propio equipo: Team Bath Racing.

RECOMENDACIONES DE VIAJE

Documentación: DNI.

Visado: No.

Vacunas: No son obligatorias ni necesarias.

Moneda: Libra esterlina.

Seguridad: No hay problemas de seguridad en Bristol más allá de las habituales precauciones que se deben tomar en cualquier desplazamiento.

Sanidad: Las condiciones de sanidad son muy buenas. Es especialmente aconsejable tramitar la Tarjeta Sanitaria Europea antes de viajar.

Datos útiles: En el Reino Unido está prohibido consumir alcohol en la calle. Fuera de las terrazas o jardines de los pubs, no se puede ingerir alcohol. Esta medida guarda una estrecha relación con la obligación de respetar el vecindario de las zonas de bares y pubs, aún en horario de apertura al público. Se puede llegar por tren, aeropuerto y por carretera. Los inviernos son fríos y lluviosos, y los veranos calurosos. La primavera es una de las mejores épocas para visitar la ciudad.