Angel Pérez quiere un nuevo Plan General que evite la segregación económica de los barrios

El candidato de Izquierda Unida-Los Verdes a la Alcaldía de Madrid, Angel Pérez, ha presentado este viernes un modelo territorial que precisará de un nuevo Plan General de Urbanismo y que fija como una de sus prioridades evitar la segregación económica de los barrios caracterizada hasta ahora, a su juicio, de "Viviendas de Protección Oficial (VPO) en barrios desfavorecidos y viviendas libres en los más favorecidos".

Una ciudad más equilibrada en la calidad de vida, con mayor participación de los vecinos en las decisiones que afectan a sus distritos y barrios y más sostenible medioambientalmente. Sobre estos ejes, Pérez ha presentado en el último día de campaña un "nuevo modelo territorial que precisaría de un nuevo Plan General de Urbanismo y que se articularía dentro de un proceso colectivo de ciudad entendida como un espacio para las personas".

En un escenario rodeado de árboles y ardillas, en plena Dehesa de la Villa de Madrid, Pérez ha destacado "la heterogeneidad como prioridad para que no se acentúe la segregación económica actual que posibilita que, por ejemplo, la vivienda protegida se construya en los barrios más desfavorecidos mientras que la vivienda libre se hace en aquellos más pudientes".

También se ha mostrado contrario a la concentración de usos en la ciudad. "Somos partidarios de combinar los usos de tal modo que las zonas de comerciales o de ocio se alternen dentro de los distritos y barrios de la ciudad". "El modelo territorial de IU es distinto y afecta tanto al suelo, como al transporte, a los equipamientos o al medio ambiente de manera interrelacionada ya que es obvio que un barrio con dotaciones suficientes y cercanos obliga a desplazarse menos al vecino y, por tanto, también reduce la contaminación derivada de estos desplazamientos", ha indicado el aspirante de la coalición de izquierdas.

Por otro lado, ha propuesto medidas de accesibilidad a los servicios de proximidad para reducir la necesidad de desplazamientos. "Hay que incorporar espacios de trabajo en los espacios urbanos y hacer la ciudad con criterios de gobernabilidad", ha añadido.

Para llegar a cabo estos proyectos, Pérez ha insistido en elaborar un nuevo Plan General de Ordenación Urbana para la ciudad de Madrid que no sólo sea un documento de diseño, "sino también de canalización de las reivindicaciones ciudadanas".

Entre los aspectos concretos, ha destacado la recalificación a no urbanizable de suelo todavía no consolidado como urbanizable, la puesta en marcha de la M-40 de Metro y la devolución de suelos a los madrileños por parte de la Administración Central, principalmente cuarteles, para ser reconvertidos en dotaciones para los ciudadanos.

Asimismo, el dirigente municipal de Izquierda Unida ha apostado por una relación más intensa con la zona metropolitana de Madrid a raíz de un marco regional estratégico que ordene la movilidad de la corona metropolitana. También descarta el cierre norte de la M-50 y el diseño de un transporte público transversal y público frente al privado y radial.

En materia puramente ambiental, ha defendido planes directores de parques como la Dehesa de la Villa, eliminación de torres de alta tensión como en la Cuña Verde de Latina, medidas de tráfico de delimitación de la zona histórica, ejes peatonales, anillo verde, apuestas contra las incineraciones y contra la privatización del Canal de Isabel II.

BALANCE DE CAMPAÑA

Pérez ha resumido en este último acto de presentación de propuestas de campaña, a falta del cierre de la misma, para hacer balance de estos quince días. "En ningún momento Izquierda Unida ha prometido nada; hemos hecho propuestas todas realizables porque para ello hemos presentado antes una reforma fiscal sin la cual ningún compromiso de otros candidatos será creíble simplemente porque no hay dinero si no hay financiación", ha dicho.

Eso sí, ha reconocido que es necesario vencer las resistencias del PP del Pacto Local y del PP y PSOE sobre la Ley de Capitalidad en las Cortes Generales para dotar a la capital de un buen modelo de financiación. Y cree que si no es así, no habrá dinero para realizar propuestas si no es con dinero privado.

El aspirante de la coalición de izquierdas ha criticado la campaña electoral de sus contrincantes porque, a su juicio, han ofrecido "propuestas inconexas" y no han manifestado un planteamiento articulado en su programa político. "No compartimos la propuesta de congelar impuestos si no es introduciendo progresividad", ha añadido.

Por último, ha rechazado las acusaciones de que ha sido una campaña de "guante blanco". "Si yo hubiera creado una recopilación de la vida de Bryan, le hubiera llamado narizotas a Gallardon o hubiera dicho que si por un voto mato hubiera tenido más repercusión. Pero, qué le vamos a hacer, somos sosos y hemos intentado hacer propuestas seria y responsables", ha concluido.