Alpes suizos, turismo de nieve y lujo

Alpes suizos, turismo de nieve y lujo

Viajamos en esta ocasión hasta los Alpes suizos, la zona de recreo de uno de los países más ricos del mundo, sede de empresas y bancos todopoderosos. Y en su montañas algunas de las grandes fortunas mundiales buscan ocio y tranquilidad.

María nos recibe en Ersigen (Emmental), una de las zonas más rurales de Suiza. Nos presenta a Will, su simpático marido motero, y conocemos una quesería tradicional donde se produce el conocido queso de esta región. Nos trasladamos a Burgdorf, cuyo castillo, del siglo XII, es el mejor conservado del país, y disfrutamos de los espectaculares paisajes que nos ofrecen los Alpes.

En Grindelwald, en plena nieve, conocemos a Paloma. Suiza cuenta con más de 200 pistas de esquí, por lo que se trata de un gran destino de turismo "blanco", a pesar de la mala temporada de este año. A una hora de la estación se encuentra Thun, una bella ciudad medieval a caballo entre Berna y las montañas, cuyo lago rodeado de picos es la puerta de entrada a los Alpes berneses.

Precisamente recalamos en Berna, la capital del país, con sus 18 puentes y sus pintorescas calles, y visitamos el antiguo mercado, hoy convertido en el lujoso restaurante Kornhauskeller.

También en Berna encontramos a Soraya, con quien paseamos por el casco histórico de la ciudad, que es patrimonio de la Humanidad. Admiramos el Zytglogge, o Torre del Reloj, sus bellas fuentes, y visitamos Bucherer, una de las joyerías más prestigiosas del país, y Läderach, una de las chocolaterías más conocidas.

Volvemos a la montaña para charlar con Alberto en Gstaad. Se trata de un lujoso pueblo que multiplica su población por siete en plena temporada de invierno, cuando recibe a grandes fortunas en busca de las mejores pistas de esquí con la mayor discreción posible. Tenemos el privilegio de entrar en el interior del exclusivo Gstaad Palace gracias a que se encontraba cerrado, puesto que cuando abre es un lugar que cuida especialmente de la privacidad de sus clientes.

A una hora de allí, y junto al enorme lago Leman, seguimos nuestra ruta en Montreux, donde se celebra el mayor festival de jazz de Europa. Y acabamos en Rougemont, un pequeño pueblo de 700 habitantes. Allí visitamos el precioso Hotel de Rougemont, casi completamente construido en madera, y un lujo al alcance de muy pocos. Y un escenario maravilloso para, por ejemplo, una pedida de mano...

RECOMENDACIONES DE VIAJE

Documentación: Pasaporte en vigor o que no lleve caducado más de cinco años, o DNI en vigor.

Visado: No es necesario para ciudadanos españoles.

Vacunas: No son obligatorias

Moneda: Franco suizo. El cambio en la actualidad está en 1 franco = 0,90 €. Se pueden cambiar euros -en billetes- a francos en cualquier banco de Suiza. Algunos cajeros automáticos, situados en los lugares más céntricos o turísticos, expiden euros directamente. En lugares similares, ciertos comercios aceptan el pago en euros, pero las vueltas son en francos.

Sanidad: La atención sanitaria es muy buena. Los turistas españoles afiliados a la Seguridad Social en España deberán, antes de desplazarse a Suiza, obtener la correspondiente Tarjeta Sanitaria Europea (TSE).

Otros datos: En caso de practicar actividades de montaña o deportes de invierno, conviene que el seguro de viaje cubra explícitamente los eventuales gastos de rescate y evacuación.

Helicóptero de rescate:

- Rega: 1414

- Air-Glaciers: 1415