La intrahistoria de la Guerra del Rif

En el Museo del Aire existe un hangar especial: el que muestra una reconstrucción de un auténtico campamento de la Guerra de Marruecos. El periodista de Onda Madrid, Rafael Cerro nos cuenta este episodio de la Historia.

Ya en tiempos de Alfonso XIII, allá por 1920, la cosa de la guerra se complicó. Abd El-Krim, un cabecilla marroquí, consiguió unir a todos los rebeldes y se montó una guerra de guerrillas para desgastar al ejército español. El general

Fernández Silvestre entró en El Rif por su cuenta y riesgo. A pesar de las condiciones en la que estaban sus tropas, el general Fernández Silvestre apenas encontró resistencia. Lleno de orgullo, mandó un telegrama a Madrid, contando que había tomado una posición estratégica importante. Alfonso XIII le telegrafió de vuelta diciendo: “¡Olé los hombres!”.

Lo que empezó siendo un golpe de imperialismo trasnochado y poco realista, acabó convirtiéndose en El Desastre de Annual. Abd El-Krim estaba esperando tranquilamente al general Fernández Silvestre en Annual. Cuando llegaron nuestros soldados, los aniquiló. Murieron unos quince mil hombres. Entre otros, el propio general Silvestre.

La guerra terminó en 1927. Gracias a la colaboración con Francia, derrotamos a Abd El-Krim, y se recuperaron los territorios que se habían perdido.