El jardín de las delicias, la obra más enigmática y emblemática del Bosco

El tríptico gira en torno al pecado. El mensaje principal es el de la fragilidad y el carácter efímero de la felicidad o el goce de esos placeres pecaminosos. El tríptico abierto se compone de tres escenas. En el panel izquierdo vemos el Paraíso terrenal, con la fuente de los cuatro ríos. No faltan aquí las figuras de Adán y Eva.

El panel central es que muestra de manera más directa el mensaje de la obra. Vemos a la humanidad entregada al pecado y al placer desenfrenado. El Bosco representa un estanque lleno de mujeres desnudas. A su alrededor gira un grupo de hombres montados sobre cabalgaduras diversas, que simbolizan los diferentes vicios. En el panel derecho, nos encontramos con un mundo de pesadilla.

Es el infierno. Tampoco aquí, como ocurría en el panel de la izquierda, faltan las figuras de Adán y Eva.