El Descindimiento, una de las obras maestras de la pintura flamenca

La composición se centra en la compasión que experimenta la Virgen ante el sufrimiento y la muerte de su hijo. José de Arimatea, Nicodemo y un ayudante sujetan el cuerpo de Cristo mientras María, desmayada en el suelo, es sostenida por San Juan y una de las Santas Mujeres.

El sentimiento reinante en el momento retratado se muestra también en la mirada de algunos de los protagonistas, que tiene los ojos humedecidos por lágrimas.