Los 132 escaños de la Asamblea aumentan el riesgo de repetir las elecciones en caso de empate

Los 132 escaños de la Asamblea aumentan el riesgo de repetir las elecciones en caso de empate

Debido al aumento de población, aumenta también el número de escaños de la Asamblea de Madrid y esta vez suma tres más, aumenta a 132 escaños, número par, con lo que, por primera vez, con esta nueva cifra, podríamos asistir a un empate.

Nunca antes tantas fuerzas políticas habían tenido posibilidades reales para entrar en la Asamblea y nunca antes había existido el riesgo de empate y hasta el de repetición de las elecciones autonómicas.

Posible, pero no conveniente

A esta posibilidad se ha referido el presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán. A su jucio, "forma parte de las probabilidades", ya que podría haber empate al haber un número de escaños par en la Asamblea (132), pero no cree que fuese "conveniente ni oportuno".

"Confiemos en que tengamos un gobierno sólido con un respaldo importante". Rollán está "convencido" de que "lo que no quieren los madrileños es que se tengan volver a repetir unas elecciones", pero "eso lo tendrán que decidir" los electores este domingo, cuando tienen lugar los comicios europeos, autonómicos y municipales.

Con todo, considera que una repetición de las elecciones autonómicas "forma parte de las probabilidades" porque "todas las encuestas" establecen una horquilla "de más menos dos escaños arriba o abajo" entre el bloque de derechas y el de izquierdas.

Y es que la población de la Comunidad de Madrid se ha incrementado en 153.000 personas desde los últimos comicios autonómicos, y eso significa que el Parlamento regional crece de 129 a 132 diputados.

El problema del número par

Con un numero de diputados par, la elección del nuevo presidente o presidenta de la Región podría complicarse, si cada bloque ideológico suma 66 diputados.

El reglamento mantiene que para la investidura se celebrará una primera votación donde será necesaria la mayoría absoluta. Si no se consiguiera, habría una segunda votación 48 horas después en la que bastaría la mayoría simple.

Si esto no fuera posible por los empates, habría que proponer otro candidato hasta que uno consiguiera la confianza necesaria de la Cámara. Si no hubiera acuerdo, habría que repetir las elecciones. Por eso los pactos serán decisivos.

Si se repitiesen las elecciones sería la segunda ocasión en la historia de la Comunidad de Madrid después del ‘Tamayazo’ del año 2003.