El vértigo contra el equilibrio: un duelo táctico entre 'Mou' y Simeone

El estadio Santiago Bernabéu acoge una batalla táctica entre dos técnicos que se admiran mutuamente, el portugués José Mourinho y el argentino Diego Pablo 'Cholo' Simeone, que emplean un mismo dibujo, 4-2-3-1, con el contragolpe como arma letal que conduce al vértigo al madridismo y al equilibrio rojiblanco.

No hay freno en el fútbol vertical del Real Madrid. Le lleva a golear cuando sus jugadores desequilibrantes están acertados en el remate o a perder partidos, cinco ya en la actual temporada, en esos días en los que el rival le entrega la posesión y le castiga con su propia medicina, contraataques letales. Momentos en los que el resultado queda a expensas de la inspiración individual de sus estrellas.

Mourinho tiene futbolistas para tener el balón, para dormirlo, pero está prohibido en su decálogo. Xabi Alonso debe lanzar un fútbol directo, explotar su precisión en el pase en largo. Luka Modric o Mesut Özil deben poner calidad a las transiciones, no frenarlas. Ángel Di María velocidad. Cristiano Ronaldo pegada y Karim Benzema tiene 'tema libre' en imaginación. Lo mismo inventa asistencias que culmina acciones con calidad.

Todo completado con una línea defensiva en la que presume de tener la mejor pareja de centrales del mundo, Sergio Ramos y Pepe, y en este momento con dos laterales de un recorrido menor al que aporta la presencia de Marcelo, baja por lesión. Álvaro Arbeloa presenta fuerza y Fabio Coentrao disciplina.

El sistema del 'Cholo' no se modificará ni por las características del rival ni ante el gafe de años sin ganar en el Bernabéu. El Atlético de Madrid mantendrá su identidad porque el técnico argentino lo ha convertido en equipo ganador. Hasta ahora ha sabido competir en los días importantes. Y en el coliseo de la Castellana saldrá con el equipo tipo que maravilló a Europa dando un baño al Chelsea en la final de la Supercopa. Sólo un cambio con la entrada de Diego Costa por Adrián López.

Aquella presión que ejerció al vigente campeón de la Liga de Campeones, será una de las claves en el Bernabéu. El físico del Real Madrid no tiene el poderío de la pasada temporada y la línea donde establezca la presión el Atlético de Madrid será un punto importante. Una virtud impuesta por el 'Cholo' es la unión entre líneas.

Estar juntas provocará una defensa adelantada y exigirá mostrar rapidez a Juanfran y Filipe Luis en el marcaje a Di María y Cristiano. Miranda y Godín se repartirán trabajo con Benzema.

El 'pressing' tendrá el objetivo de anular la creación de juego del Real Madrid y obligar a sacar el balón en largo a sus centrales. Para ello Simeone meterá músculo en el centro del campo. Mario Suárez y Gabi sobre Xabi Alonso. Sistema de ayudas en el repliegue para lanzar contraataques cuando roben.

Ese juego directo encuentra un filón en la movilidad de Radamel Falcao. El '9' colombiano no sólo está para rematar acciones en ataque estático. Es un incordio con sus desmarques para la defensa rival y la compañía de Diego Costa le complementa a la perfección. Para la segunda jugada la incorporación de Arda y Koke serán claves.

Mourinho y Simeone se tienen bien estudiados. Plantearán una batalla en la que la primera incógnita será conocer quien quiere el balón. Las urgencias son madridistas, que a once puntos del líder tiene prohibido volver a fallar. Con ello juega el Atlético, que acude al derbi con el equilibrio que le faltó en un pasado reciente. El vértigo contra el equilibrio bajo un mismo dibujo táctico.

CARA Y CRUZ EN LOS DERBIS

Jose Mourinho y Diego Pablo Simeone encaran de forma muy distinta el Real Madrid-Atlético de Madrid del sábado, con pleno de victorias para el técnico portugués y de derrotas para el entrenador argentino. Mourinho afrontará su séptimo derbi madrileño desde su llegada al Santiago Bernabéu, y hasta el momento ha saboreado las mieles de la victoria en los seis duelos precedentes.

El entrenador luso se ha convertido a lo largo de su carrera en un especialista en duelos de máxima rivalidad, y casi siempre sus equipos han salido airosos en sus precedentes periplos en Portugal, Inglaterra e Italia.

Su llegada al banquillo madridista no ha hecho sino prolongar la racha positiva de los blancos y la negativa de los rojiblancos en los derbis, incluidos los cuartos de la Copa del Rey 2010-11.

Mourinho se estrenó en el duelo madrileño el 2 de noviembre de 2010. Era la décima jornada, un 7 de noviembre, y el cuadro que dirigía Quique Sánchez Flores sucumbió con dos goles en el primer tramo del encuentro del defensa luso Ricardo Carvalho y del alemán Mesut Ozil (2-0).

La eliminatoria de Copa se reservó para enero de 2011. El día 13 se jugó la ida en el Santiago Bernabéu. Aunque el uruguayo Diego Forlán alimentó el sueño rojiblanco con un tanto a los siete minutos, la maldición volvió a acompañar a su equipo porque el Real Madrid remontó con goles de Sergio Ramos (m.14), Cristiano Ronaldo (m.61) y Mesut Ozil en la prolongación (3-1).

Una semana después Cristiano Ronaldo sepultó el sueño atlético de remontada con un remate a centro de Sergio Ramos (0-1). Fue una muesca más en el dominio madridista camino del reencuentro con el título copero que selló en Mestalla ante el Barcelona.

En la segunda vuelta liguera en el Vicente Calderón, el 19 de marzo de 2011, Mourinho y su Real Madrid volvieron a casa, una vez más, victoriosos, gracias a las dianas del francés Karim Benzema y de Ozil en poco más de media hora de juego y a la labor bajo los palos de Iker Casillas.

El Atlético de Madrid lo intentó de nuevo sin éxito y la postrera diana del argentino Sergio 'Kun' Agüero fue insuficiente para acabar con la mala racha en los derbis.

El 26 de noviembre de 2011, en la primera mitad de la campaña 2011/12, se repitió la historia en el Santiago Bernabéu. Mourinho sumó su quinta victoria sobre el Atlético, en este caso por 4-1. Una vez más los rojiblancos, dirigidos aún por Gregorio Manzano, se adelantaron en el marcador a los 16 minutos por medio de Adrián López. Pero la expulsión prematura del meta belga Thibaut Courtois dinamitó las ilusiones del Atlético y alimentó la remontada madridista.

Cristiano Ronaldo igualó y cerró la cuenta de penalti. Entre medias, los argentinos Ángel di María y Gonzalo Higuain, alargaron la frustración del eterno rival y la racha positiva blanca.

En la segunda vuelta, el pasado 11 de abril, hubo un protagonista indiscutible, Cristiano Ronaldo. Marcó un triplete y asistió a José Callejón en el cuarto tanto blanco para el definitivo 1-4.

El jugador luso adelantó de falta directa a su equipo a los 25 minutos y pese a que el colombiano Radamel Falcao igualó a los 55, al rematar de cabeza un centro de Adrián, apareció la figura de la gran estrella madridista para sentenciar con un tremendo disparo lejano y al transformar un penalti del uruguayo Diego Godín sobre el argentino Gonzalo Higuaín.

SIMEONE TAN SOLO HA GANADO AL REAL MADRID CON OTROS EQUIPOS

Simeone se estrenó como técnico del Atlético de Madrid en ese derbi, un duelo que había saboreado en cinco ocasiones como futbolista, entre 1994 y 2003, con un saldo de cinco derrotas.

Tan solo ha ganado al Real con otros equipos en su etapa como jugador. Lo hizo dos veces, una con el Sevilla en el Sánchez Pizjuán (2-0), el curso 1992-93, y otra con el Inter, en la Liga de Campeones de 1998-99, por 3-1 en Milán. Con el Lazio tampoco pudo en la máxima competición continental.

El primer derbi que disputó como jugador con el Atlético se disputó el 5 de diciembre de 1994, en la campaña 1994-95, la de su debut como rojiblanco. Su equipo perdió por 4-2 en el Santiago Bernabéu.

Simeone marcó, de penalti, uno de los goles, el último de aquella noche, en la que José Miguel González, 'Michel', actual técnico del Sevilla, abrió la cuenta para el Real Madrid con una pena máxima. El chileno Iván Zamorano firmó dos tantos, el 2-0 y el 4-1, y un jovencísimo Raúl González se estrenó como goleador con la camiseta blanca con el 3-0 a la escuadra.

Ni siquiera en la campaña del histórico 'doblete' rojiblanco, en 1995-96, el argentino pudo superar al eterno rival. Perdió los dos partidos, en el Vicente Calderón por 1-2, con expulsión incluida en el minuto 55, y en el Santiago Bernabéu por 1-0 con tanto de Raúl.

Simeone disputó dos derbis más con el Atlético. Uno en la campaña 1996-97, el 14 de junio de 1997, como titular, con derrota por 3-1 con tantos de Raúl, Fernando Hierro y Pedja Mijatovic, y el otro en 2003-04, la temporada de su regreso al equipo rojiblanco, tras su paso por Inter y Lazio, también perdido (2-0, con goles de Ronaldo Nazario al minuto de juego y de Raúl) y en el que jugó como defensa central junto a Lequi.