La selección española ya descansa en Teplice tras un largo viaje

La selección española de fútbol se pegó un madrugón para su desplazamiento a Eslovaquia, donde el jueves disputa el segundo partido de clasificación a la Eurocopa 2016, y después de tres horas y media de vuelo y otra más en autobús, ya descansa en Rajecké Teplice.

Voló con media hora de retraso la selección española, que llegó tarde al aeropuerto de Barajas tras abandonar a las 8:00 de la mañana, en hora punta, la residencia de La Ciudad del Fútbol de Las Rozas. A las 9:25 horas, 25 minutos más tarde de lo previsto, despegó el vuelo que tras dejar atrás Barcelona sobrevoló a 38.000 pies de altitud ciudades como Niza, Génova y Venecia antes de entrar en Eslovaquia.

ATERRIZAJE MOVIDO

Tuvo un aterrizaje movido, con alguna vuelta sobre el aeropuerto de Piestany. Según informaron a Efe fuentes de Iberia, fue debido a que la pista de aterrizaje no estaba preparada para la llegada de un Airbus y creció la dificultad de la maniobra.

Ya en tierra y con cielo nublado pero una agradable temperatura de 15 grados, un autobús esperaba en la misma pista a la expedición de la Roja, que emprendió viaje por carretera hasta la localidad de Rajecké Teplice.

A las 14:15 horas llegaban al hotel Aphrodite Palace, que se encuentra a 14 kilómetros de la ciudad de Zilina, donde disputará su primer partido a domicilio de la fase de grupo de clasificación a la Eurocopa 2016.

Tras la comida, los 23 internacionales citados por el seleccionador español Vicente del Bosque descansarán hasta las 18:15 horas, cuando se dirigirán al estadio MSK Zilina. Desde las 19:30 completarán el entrenamiento oficial en vísperas del partido y saldrán de dudas sobre el estado del césped. Existe en la expedición española una seria preocupación por las condiciones del terreno de juego. Del Bosque y los jugadores Raúl Albiol y Andrés Iniesta hablarán en rueda de prensa. EFE