La selección española de baloncesto deberá ahora luchar por el quinto puesto

Basket

La selección española de baloncesto, tras perder el cruce de cuartos de final ante Serbia, deberá ahora luchar por el quinto puesto y en primera instancia se medirá a Eslovenia, un equipo en pleno crecimiento que el año pasado fue cuarto en el Europeo.

Pese a la ausencia del pívot del Barcelona Erazem Lorbek, Eslovenia ha conformado un equipo potente capaz de ganar en este mismo Mundial a selecciones del calibre de Croacia, Brasil o Australia.

Con el también barcelonista Jaka Lakovic como nombre más conocido para los aficionados europeos, Goran Dragic es otra de las grandes estrellas de un equipo que está en pleno crecimiento y apuntando grandes cosas para el futuro.

El pívot Primoz Brezec, con ocho temporadas de experiencia en la NBA, sigue sin ser un referente en el equipo, pero siempre puede hacer daño bajo los aros.