Los desfibriladores salvan vidas en caso de infarto

Miguel García tuvo más suerte que Morosini. El ex futbolista del Salamanca tuvo la suerte de que en el Helmántico había un desfibrilador que se utilizó inmediatamente a su infarto. Miguel estuvo unos segundos muerto, pero sobrevivó. Por eso, la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) ha logrado un acuerdo con la Federación Española de Fñutbol para que estos aparatos lleguen a todos los clubes de tercera división. Con uno de ellos empleado a tiempo quizás el futbolista italiano, Morosini hubiera podido sobrevivir a su ataque cardiaco el pasado sábado. Esta es la historia de Miguel García, un afortunado que ha vuelto a nacer.