Las claves de la eliminación del Atléti de la Copa

Giménez ante el Sevilla
Giménez ante el Sevilla |Telemadrid

Estas son las claves de la eliminación del Atlético de Madrid en los cuartos de final de la Copa del Rey ante el Sevilla, con un marcador global de 5-2 tras el 1-2 de la ida en el Wanda Metropolitano y el 3-1 de la vuelta en el Ramón Sánchez Pizjuán.

1. ERRORES CLAVES QUE COSTARON GOLES

El Atlético tenía relativamente controlado el encuentro de la ida en el Wanda Metropolitano con un gol de Diego Costa en el minuto 72 cuando, en la búsqueda del segundo gol, recibió dos tantos del Sevilla en dos errores puntuales.

Uno del guardameta Miguel Ángel Moyá ante un centro envenenado de Jesús Navas que tocó en el francés Lucas Hernández, fue mal despejado por el portero y acabó en gol; y otro en la defensa de un contragolpe por parte del montenegrino Stefan Savic ante el argentino Joaquín Correa, que terminó marcando.

En la vuelta los errores volvieron a penalizar al Atlético desde el minuto inicial, ya que Sergio Escudero adelantó a los locales en el minuto 23 rematando solo cuando el croata Sime Vrsaljko había perdido su marca. En la segunda parte, el tercer tanto del Sevilla por parte de Pablo Sarabia llega tras una recuperación tras un mal pase en el centro del campo rojiblanco del ghanés Thomas Partey.

2. FALTA DE INTENSIDAD EN LOS INICIOS DE PRIMERA Y SEGUNDA PARTE DE LA VUELTA

En un partido, el del Sánchez Pizjuán, en el que el Atlético estaba obligado desde el inicio a marcar dos goles, en menos de un minuto lo que era un saque de inicio del conjunto rojiblanco se convirtió en un gol sevillista, que desde que recuperó el balón dio once pases entre sus jugadores antes del disparo de Escudero, que marcó cuando apenas habían pasado 25 segundos del inicio del duelo.

De la misma forma, en el amanecer del segundo tiempo, Joaquín Tucu Correa se llevó el balón entre dos jugadores del Atlético para plantarse solo en el área, cuando en el cruce Saúl comete penalti sobre él, que da lugar al 2-1 del argentino Éver Banega.

3. CINCO GOLES ENCAJADOS EN DOS PARTIDOS

Hasta la eliminatoria copera, el Atlético había encajado en toda la temporada y entre todas las competiciones 14 goles en 30 partidos, mientras que en apenas dos duelos ha recibido cinco tantos por parte del Sevilla. El conjunto hispalense ha marcado el equivalente a un tercio de los tantos recibidos por los rojiblancos en toda la temporada, en dos partidos de una eliminatoria.

Es más, en lo que llevamos de temporada tan solo en dos partidos el conjunto rojiblanco había recibido dos goles en contra: en la jornada inaugural en Girona (2-2) y en el duelo de la Liga de Campeones contra el Chelsea inglés en el Wanda Metropolitano (1-2).

4. FALTA DE CLARIDAD OFENSIVA PARA LA REACCIÓN

El Atlético de Madrid se ha caracterizado durante los últimos años por su capacidad de reaccionar ante la adversidad, tirando de la épica y de la efectividad de sus atacantes. No fue así ante el Sevilla, especialmente en el duelo de vuelta, en el que tuvo ocasiones en la primera mitad para empatar la eliminatoria, pero ni Antoine Griezmann desde lejos, ni Kevin Gameiro de cabeza en plancha, ni Ángel Correa chutando en el área pequeña vieron puert

En la segunda mitad, ya con el 2-1 en el marcador, Ángel Correa tuvo una ocasión solo ante el portero para empatar el duelo y ponerse a un gol del pase, pero eligió la potencia frente a la colocación y el balón se estrelló en Sergio Rico, que cubrió bien su hueco. Aún así y con la urgencia de la situación, los rojiblancos tampoco generaron muchas más ocasiones claras, lo cual muestra que el equipo sufrió una tremenda falta de ideas en el ataque.

5. ESTRELLAS DESDIBUJADAS

Muchos de los futbolistas llamados a ser los líderes del equipo rojiblanco y destacados por su calidad ofensiva estuvieron desdibujados durante la eliminatoria. El francés Antoine Griezmann, salvando el golazo que hizo en la primera parte de la vuelta, estuvo desaparecido y ausente.

Koke, el jugador que debe organizar la ofensiva rojiblanca, no realizó una buena eliminatoria; Ángel Correa aportó velocidad pero sin la precisión que se requiere a un futbolista de este nivel; Yannick Carrasco estuvo apático cuando debía salir como revulsivo en la vuelta; tampoco Fernando Torres o Gameiro aportaron en exceso; los errores defensivos de Savic y Vrsaljko... Muchos futbolistas fuera de su nivel que no sumaron todo lo que deberían.

6. SIMEONE NO SUPO ENCONTRAR LA TECLA PARA LA REACCIÓN

El entrenador argentino Diego Pablo Simeone, que se declaró responsable de la eliminación tras el partido de vuelta, no fue capaz de encontrar la forma de motivar la reacción de su equipo, que no hizo en el Sánchez Pizjuán el tipo de arranque abrumador de los partidos que le sirvió en otras tantas eliminatorias temporadas atrás, sino que se vio noqueado a los 25 segundos por el tanto de Escudero.

Tampoco los cambios que introdujo durante la segunda parte (Torres, Carrasco y Thomas por Gabi, Correa y Giménez) dieron el punto de reacción esperado a un equipo que perdía 2-1 y necesitaba dos goles para dar la vuelta a la eliminatoria.