Zidane convierte en histórica la campaña del Real Madrid

La llegada del francés Zinedine Zidane al banquillo del Real Madrid en lugar de Rafa Benítez, dio el giro esperado por la directiva presidida por Florentino Pérez, y acabó conduciendo a la conquista de la Undécima Copa de Europa al conjunto madridista, convirtiendo en histórica su campaña.

La final de San Siro confirmó la resurrección que ha tenido el Real Madrid con Zidane, técnico que cogió al equipo eliminado de Copa del Rey (por alineación indebida en su primer partido) y que llegó a estar a doce puntos en Liga de un Barcelona con el que acabó luchando por el título hasta la última jornada.

RECONSTRUTE FÍSICAMENTE AL EQUIPO

Con doce victorias consecutivas Zidane firmó el mejor final liguero que nunca un técnico había conseguido en la historia de la Liga. Sin perder un encuentro en la competición doméstica desde que el 27 de febrero cayó en el Santiago Bernabéu justo ante su rival de la final de la Liga de Campeones, el Atlético de Madrid.

Ese partido marcó al técnico francés. Vivía sus primeros momentos en la elite, sin ocultar que está en continuo aprendizaje, y el duelo con el estudioso Diego Simeone le sobrepasó. La imagen de impotencia del Real Madrid en el derbi madrileño del Santiago Bernabéu instaló dudas en torno a la figura de Zizou que no consiguió despejar hasta el golpe de autoridad en el Camp Nou. Ese triunfo fue la clave del éxito en la temporada.

Reconstruía físicamente a su equipo, el único aspecto que criticó públicamente de la herencia que recibió de Benítez. Y mostrando una faceta de optimismo que se desconocía de su etapa de jugador, siempre tuvo fe en la conquista de la Liga de Campeones. Apostó por aplicar su experiencia en el pasado con el futbolista, dando la cercanía que saca lo mejor del jugador.

TRABAJO PSICOLÓGICO

Aplicó la psicología que faltó a su predecesor en el trato, con una forma de manejar el vestuario más cercana a entrenadores que han marcado una época con el Real Madrid, como su maestro Carlo Ancelotti o el mismo Vicente del Bosque, y encontró la respuesta deseada con la actitud en el terreno de juego de un grupo de futbolistas que volvió a creer en sí mismo.

Terminó superando la mejor racha del portugués José Mourinho, de once triunfos seguidos ligueros, e igualó su nombre con el del chileno Manuel Pellegrini y el italiano Ancelotti. En el inicio de la próxima campaña tendrá en su mano igualar las quince victorias seguidas que firmó en Liga el laureado Miguel Muñoz. De momento se ha convertido en el primer técnico nacido francés en ganar la Copa de Europa y la Liga de Campeones, así como el séptimo en conseguirlo como entrenador y como jugador.

Desde su llegada al cargo el Real Madrid ganó 22 de los 27 partidos que disputó. Solo cedió tres empates y dos derrotas (junto a la del Atlético en Liga, la de ida de cuartos de final en Alemania ante el Wolfsburgo que obligó a rememorar las viejas remontadas europeas). El balance de 72 goles a favor (2,66 por partido) y 19 encajados (0,7) son claves que plasman el éxito.

Instalado en el éxito y dejando su nombre en la historia de la conquista de la Undécima, Zidane comenzará a preparar su primer proyecto con máxima responsabilidad para la próxima campaña. Tiene que elaborar una lista de bajas y aprobar las altas por las que trabaja el club para retocar el Real Madrid de la próxima temporada. Nacerá con un técnico que recondujo lo que iba camino del fracaso para convertirlo en exitoso.