Tour: Alaphilippe también gana en Pirineos

Tour: Alaphilippe también gana en Pirineos

El francés Julian Alaphilippe (Quick Step) lució su maillot de rey de la montaña con un doblete en la primera etapa pirenaica, entre Carcasona y Bagnères-De-Luchon, de 218 kilómetros, en la que los favoritos no asomaron y el británico Geraint Thomas mantuvo sin problemas el jersey amarillo.

Alaphilippe ganó la primera etapa alpina en Le Grand Bornand y repitió su euforia en la primera pirenaica. De nuevo imbatible, es el azote de los hermanos Izagirre. A Ion le batió en Alpes y esta vez a Gorka. Una victoria que disfrutó en solitario, al "estilo Vockler", porque tenía 14 segundos de ventaja sobre el ciclista español, que cruzó con Yates, Mollema y Pozzovivo.

CAÍDA DE YATES

Mientras llegaban los componentes de la numerosa fuga con cuentagotas, de los favoritos se sabía que aún estaban bajando el Portillon, con la cima a 10 km de meta. En el descenso estuvo la clave de la etapa, pues se cayó Yates y aprovechó Alaphilippe para largarse.

Los hombres de la general entraron tranquilos en Pirineos, pacto de no agresión ante la etapa corta y explosiva de este miércoles. Llegaron a 8.50 del ganador, indemnes en sus respectivos puestos. Thomas subió de nuevo al podio, Froome le sigue a la espera de lo que diga la carretera sobre el liderazgo en el Sky y Dumolin es tercero.

Mikel Landa, que lo intentó cerca de la cima del Portillon, sigue siendo el primer español, sexto a 3.42 de Thomas. Precisamente el ciclista del Movistar fue uno de los más afectados por los gases lacrimógenos que utilizó la policía para dispersar a los manifestantes que cortaron la carrera en el kilómetro 30 para reivindicar más inversión en zonas agrícolas deprimidas.

PICORES EN OJOS Y GARGANTA

Fue la gran anécdota del día. El pelotón plantado en la carretera durante 15 minutos, muchos con picores de ojos y garganta. "Ha sido muy desagradable, me ha pillado de lleno, pero hemos visto el lado bueno del ciclismo. Un mecánico del Lotto me ha echado colirio en los ojos", dijo Landa en meta.

Este miércoles, la decimoséptima etapa llevará al pelotón de Bagnères-De-Luchon a Saint-Lary-Soulan, jornada inédita de 65 kilómetros que incluye tres puertos encadenados: Peyragudes (1a), Val Louron (1a) y el estreno del Col du Portet (Especial), final en alto. La salida se realizará al modo de la Fórmula 1. Los corredores de colocarán en filas según su puesto en la general.