Cristiano Ronaldo no descansa. Desconoce los límites. Siempre tiene conejos en su galera para ofrendar. Se empeña por romper, partido tras partido, las marcas; incluso, sus propias marcas. Cuando el portugués está en el campo de juego, algo distinto ocurre; se advierte en el escenario, se percibe. Su figura imanta, contagia, guía a una orquesta súper afinada como el Real Madrid.

CR7 fue imparable ayer también, otra vez, anotando tres goles en el 4-0 frente al Getafe. El hattrick perfecto de Cristiano Ronaldo: uno de contra Made in Madrid... otro de cabeza... y otro de penalti. Ronaldo es bueno. Muy bueno. Sin embargo, en este año 2013, el luso ha dado un salto de calidad para convertirse en algo más que todo eso.

Sus números en enero asustan. En apenas cinco partidos ha hecho diez goles. Y en todos ellos su presencia ha sido gigantesca, cuasi omnipresente. Tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. El Real Madrid piensa darlo todo para que Cristiano se quede. Un objetivo que llegará a final de temporada, pero que se cocerá en los próximos meses. Visto su rendimiento, si CR7 amplia su contrato con los blancos, se podrá decir que es el mejor fichaje de la próxima campaña.

LA RENOVACIÓN, AL CAER

El Real Madrid pretende cerrar en los próximos días la renovación de su estrella, coincidiendo con su 28 cumpleaños. Las cifras, sobre los 15 millones netos. El club, consiciente de su rendimiento e importancia no quiere esperar más. El objetivo es claro: tener la renovación lista para el 5 de febrero, fecha en la que cumple años el jugador de Madeira.

De confirmase la posible renovación de Cristiano Ronaldo por el Real Madrid, el luso pasaría a ganar 15 millones de euros. Una cifra que le situaría en la tercera posición de los futbolistas mejor remunerados del planeta, sólo superado por Samuel Eto'o y Leo Messi.