Sun y Lochte, reyes de los mundiales; Franklin y Ledecky, reinas

Sun y Lochte, reyes de los mundiales, Missy Franklin y Katie Ledecky, reinas
Sun y Lochte, reyes de los mundiales, Missy Franklin y Katie Ledecky, reinas |Telemadrid

Los mundiales de natación que han terminado este domingo en Barcelona han servido para coronar al estadounidense Ryan Lochte y al chino Sun Yang en categoría masculina y a las también nadadoras de Estados Unidos Katie Ledecky y Missy Franklin en categoría femenina, esta segunda haciendo historia en la Ciudad Condal al ser la primera mujer en lograr seis oros en unos mundiales.

Ryan Lochte llegaba a Barcelona con la necesidad de reivindicarse después de conseguir un único oro individual en los Juegos de Londres. En Barcelona, el norteamericano logró dos oros individuales (200 espalda y 200 estilos), a los que añadió una gran posta para el oro del relevo largo y su colaboración para la plata en el 4x100 libres.

El otro indiscutible rey de la natación en Barcelona es el chino Sun Yang, quien fue reconocido como mejor nadador del Campeonato. El asiático consiguió el triplete en el fondo al vencer el 400, el 800 y el 1500, algo que nadie alcanzaba desde el australiano Grant Hackett en el año 2005 en Montreal.

Además de este 'hat-trick' de oros, Sun dejó en Barcelona un momento para el recuerdo en el relevo 4x200. El asiático, con una última posta imperial, llevó a su país al bronce cuando había saltado a la piscina en quinta posición, a más de dos segundos del cuarto.

Más allá de las hazañas de estos dos grandes de la piscina, la natación masculina no dejó grandes sorpresas. Cesar Cielo (que venció por tercera vez el 50 libre), Chad Le Clos, con su doblete en la mariposa, Daniel Gyurta en la braza o Yannick Agnel hicieron buenos los pronósticos que les daban como favoritos en sus respectivas pruebas. La única pega para la natación masculina es que no se batió ningún récord del mundo.

FRANKLIN, LEDECKY Y LA BRAZA, PROTAGONISTAS FEMENINAS

Récords del mundo que sí que batieron las mujeres. Hasta en seis ocasiones se paró el cronómetro por debajo del antiguo tope mundial en el Sant Jordi. Cuatro de esas fueron en la modalidad de la braza.

La rusa Yulia Efimova, (campeona en el 50 y en el 200) batió el récord de la distancia corta, que perdería posteriormente ante la lituana Ruta Meilutyte (oro en los 100 metros), que se va también con la mejor marca mundial en el hectómetro. A su sombra, la danesa Rikke Pedersen, que se va sin oros de Barcelona por estas dos cracks, pero con el récord del mundo del 200.

Las otras dos nuevas mejores marcas del planeta tienen la firma de una niña de 16 años llamada Katie Ledecky, quien recibió el reconocimiento de la mejor nadadora del Campeonato.

La norteamericana se va de Barcelona con cuatro oros (el triplete del fondo y el relevo 4x200) y las plusmarcas mundiales del 800 y del 1500. Además Ledecky gana dando espectáculo, ya que domina sus pruebas de principio a fin aplicando siempre un ritmo demoledor, inalcanzable para sus rivales.

Pero la gran protagonista femenina de este Mundial ha sido Missy Franklin. A sus 18 años, la estadounidense se va de Barcelona con seis oros, algo que ninguna otra mujer ha conseguido jamás.

La de California repitió el doblete en el 100 y 200 espalda que ya consiguiera el año pasado en los Juegos Olímpicos. A este dominio en la espalda ha sumado la medalla de oro en los 200 libres y la victoria en los tres relevos.

A nivel global, Estados Unidos se va como gran dominador, con un total de trece medallas de oro Y 29 en total. Los norteamericanos ya no tienen en sus filas a Michael Phelps pero siguen dominando la natación mundial. El próximo Mundial, dentro de dos años, se celebrará en la ciudad rusa de Kazan.