Simeone apuesta por "jugar con gente abierta" para hacer daño al Sevilla

El entrenador del Atlético de Madrid, el argentino Diego Pablo Simeone, explicó que para derrotar al Sevilla mañana en la vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey, con un 1-2 en contra en la ida, jugará con extremos, "gente abierta", para sacar de su posición al mediocampo hispalense.

"Jugar con gente abierta, tanto (Yannick) Carrasco como (Ángel) Correa para intentar lastimarlos por afuera y sacarlos de la posición cómoda que tienen por el medio, la idea es ir por ese lado", explicó el técnico argentino este lunes en la rueda de prensa previa al duelo copero de mañana en el Sánchez Pizjuán.

EL CENTRO DEL CAMPO SEVILLISTA

Detalló este aspecto al ser preguntado por la relevancia de la pareja de mediocentros sevillista, formada por el francés Steven N'Zonzi y el argentino Éver Banega, dos jugadores de los que resaltó su "buena distribución de la pelota" y a los que definió como "los dueños" del juego del Sevilla.

Cuestionado por si el partido de mañana es una final, recordó que lo que se disputa son los cuartos de final, aunque de todas forma es un partido "muy importante". "No es una final, aquí no salimos campeones, pero es muy importante. El partido nos obliga a ir en búsqueda de lo que necesitamos, pero el Sevilla también", comentó.

Sobre el equipo que dirige el italiano Vincenzo Montella, destacó que ha encontrado "un sistema que se siente muy cómodo", especialmente con "la sociedad Banega-N'Zonzi", en un partido que pronosticó "intenso, bonito y con un ambiente espectacular".

"ILUSIÓN"

Su equipo afronta el partido "con ilusión" porque "la Copa siempre es ilusionante", aunque consciente de que la eliminatoria está "mejor presentada hasta el momento para el Sevilla" por el 1-2 favorable que obtuvieron los hispalenses en el Wanda Metropolitano. "Pero hay partido, habrá que jugar e intentar darle vuelta", añadió.

En cuanto al juego, Diego Pablo Simeone ve a su equipo "bien", resaltó que tanto el segundo tiempo de la ida contra el Sevilla y el partido contra el Girona fueron buenos, aunque no les acompañaron "los detalles". "No nos acompañaron los detalles a mejorar que hacen perder o ganar, obviamente hay que mejorar y busca los menos errores posibles porque los detalles deciden un partido", agregó.

El técnico confirmó que el guardameta titular será el balear Miguel Ángel Moyá, aunque advirtió que "no está escrito en ningún lado que un jugador determinado tiene que jugar x campeonatos o partidos". "No tengo compromiso absolutamente con nadie, lo único que quiero es ganar y tener un equipo competitivo con lo que queremos, pero mañana va a jugar Moyá", sentenció.

SIN DIEGO COSTA

La ausencia clave será la del delantero hispanobrasileño Diego Costa, lesionado ante el Girona, sobre lo cual Simeone recordó que sin él el Atlético ha logrado ser "segundo en LaLiga" y compitió "bastante bien".

"Más allá de que esté Costa o no el equipo tiene que ganar y más allá de las individualidades está el equipo", dijo.

Preguntado por las críticas sobre el equipo, Simeone dijo que estas se producen porque el equipo ha crecido "enormemente" en los últimos años y despierta "emociones".

"Ustedes (los medios de comunicación) están para la crítica continua, positiva o negativa, a veces sabiendo cosas que pasan en el vestuarios o no, como el otro el otro día decían que Costa salió porque pensábamos en el siguiente partido y estaba mal de la pierna. Explícale a la gente que escucha lo anterior y dile que Costa estaba mal", argumentó Simeone, aunque continuó reconociendo que "la posición del club" le obliga "a ganar o a tener que ganar".

LA POSICIÓN DEL ENTRENADOR

En este sentido, reconoció que la postura del entrenador está "expuesta completamente" y que la opinión sobre él se produce "en función de los resultados". "No hay entrenadores que duren mucho tiempo si no ganan o juegan espectacularmente, porque las críticas van en función del triunfo o la derrota. El entrenador sabe que vive de los resultados porque el fútbol es resultados", reflexionó.

Simeone terminó señalando que quien acuse a su equipo de falta de ambición no conoce a sus jugadores, que llevan "seis años compitiendo en la mejor Liga del mundo" con equipos "superpoderosos" como el Real Madrid y el Barcelona. "Son seis años que compiten en un nivel extraordinario. Me siento orgulloso de haberlos tenido de jóvenes y ahora de grandes, porque son la fuerza de este equipo", finalizó el entrenador del Atlético.