Saúl: "Todos queríamos que Julen estuviese aquí"

Saúl Ñíguez
Saúl Ñíguez |Telemadrid

Saúl Ñíguez añora la figura de Julen Lopetegui al mando de la selección española. "Todos queríamos que estuviese aquí". Entiende que la opción de Fernando Hierro era la más adecuada, a la vez que deja un mensaje de reconocimiento al seleccionador que impulsó a España al Mundial 2018.

Entra a la entrevista con Efe golpeando las puertas de los sets donde los periodistas charlan con los internacionales españoles y al grito "Aupa Atleti". Se marcha de la misma manera. Es Saúl, su sentimiento rojiblanco y la alegría de un futbolista al que no le afecta no haber debutado aún en un Mundial.

Siente que está a un paso de hacerlo, quizás ante Marruecos, y que lo hará rodeado de un puñado de jugadores que han marcado una época en el fútbol español y de los que aprende a diario. Le gusta extenderse al hablar de fútbol, va segundo en la porra de la selección y recela del VAR.

¿Listo para debutar?

¿Debuto?, ¿seguro? Estoy muy ilusionado, con muchas ganas de jugar, de tener minutos. A ver si tengo la suerte que contra Marruecos puedo tener minutos y debutar en un Mundial, que para mí es un sueño de pequeñito y quiero cumplirlo ya.

¿Qué aprende en la selección y de quién lo hace más?

Llevo por suerte dos años con este grupo y tengo la fortuna de compartir vestuario con una generación de campeones, de personas históricas para España. Aprendes de todo. Al final, compartes historias o vivencias con gente que ha sido campeona y los jóvenes queremos aprender. Cuando ellos ya no estén, intentaremos transmitir los valores que nos han transmitido ellos.

¿Cuáles son esos valores?

Sobre todo la vivencia y la experiencia de saber jugar un Mundial. Creo que es muy importante saber llevar estos momentos, no perder la calma, tener la tranquilidad que ellos tienen. La mayoría juegan finales como si fuesen partidos amistosos. Creo que saber llevar esa presión es muy importante, transmitirle a los jóvenes lo que ellos nos transmiten cuando, si Dios quiere, estemos nosotros el día de mañana.

¿Os dejó mejor sensación un empate ante Portugal que la victoria frente a Irán?

A mí me dejó mejores sensaciones ganar a Irán que empatar en el 89 contra Portugal. Teníamos el partido casi ganado y que Cristiano te haga esa genialidad te jode mucho. Contra Irán era el partido que esperábamos, tal cual. Es un equipo muy rocoso en el que trabajan todos. Lo que me sorprendió es que se metiesen tan atrás. Sabía que no iban a presionarnos, pero tan atrás... Era complicado.

Al final, tienen un par de opciones de hacernos daño y nosotros tampoco tuvimos muchas ocasiones, pero te pones por delante e intentas llevar el partido. Nuestros veteranos saben llevar este tipo de partidos.

A lo mejor, si hubiéramos jugado gente mucho más joven hubiéramos ido más al ataque, hubiéramos tenido alguna locura más y nos podían haber empatado el partido. Ellos supieron manejarlo y dejarlo 1-0, que es un resultado muy bueno para nosotros.

¿Le está sorprendiendo un Mundial con tanto equilibrio?

No me está sorprendiendo, porque en la porra que hemos hecho había puesto en casi todos los partidos 1-0 o 2-1. Algo muy igualado. En un Mundial todos los partidos se marcan por los pequeños detalles y lo estamos viendo; muchos goles a balón parado, muchos penaltis por el tema del VAR.

Irá arriba en la porra entonces.

Pues iba segundo empatado con Asensio y a solo dos puntitos del primero.

¿Qué opina del VAR: ayuda o quita esencia al fútbol?

Esa es la clave, que es lo que te da y lo que te quita. Al final metes un gol y no sabes si celebrarlo o si te lo van a anular. Hay jugadas que a lo mejor levanta el linier y tienes que seguir. Son cosas raras pero al final, si es lo más justo, tendremos que acostumbrarnos. En la Liga no está y no lo trabajamos, es nuestra primera toma de contacto y cuesta un poco.

¿Lo peor es que deja dudas al jugador?

Eso es. Al final lo que tienes que hacer es seguir y llevamos tiempo trabajándolo en los entrenamientos cuando hay fueras de juego o faltas, pero estas acostumbrado a parar como se vio en la jugada de Mascherano levantando la mano. Julen y Fernando han hecho mucho hincapié en el tema del VAR.

Ya que los nombra, ¿cómo han hecho para que no afecte en el terreno de juego todo lo ocurrido con el adiós de Lopetegui?

Afectar, afecta. A dos días del Mundial te cambian el seleccionador y afecta. Hay que romper una lanza a favor de Julen. Todos queríamos que estuviese aquí con nosotros, porque lo llevaba dos años trabajando y es una pena que a dos días pasase lo que pasó. Nosotros ahí no tenemos que meternos y lo bueno es que somos una familia. Entonces, al final, hemos intentado hacernos fuertes entre nosotros.

La Federación pone a Fernando Hierro que es una persona que nos conoce y es una decisión acertada no traer a nadie de fuera. Él veía todos los entrenamientos y estaba con nosotros, es una persona muy cercana y al final también sabe cómo llevar al grupo, lo está gestionando bien y no ha hecho cambios drásticos. Está intentando cambiar lo menos posible para la comodidad de todos y creo que eso es bueno.

¿Hablan el mismo lenguaje Julen y Fernando?

No cambia nada en ese aspecto, no son los primeros que apuestan por un estilo que llevamos trabajando desde las categorías inferiores, en mi caso desde la sub'15 y siempre es el mismo. Esto viene ya de mucho más atrás.

En su cabeza, ¿no choca pasar de jugar con el estilo del Atlético de Madrid a hacerlo con el de España?

Es un cambio fuerte y a lo mejor te cuesta los primeros días, pero ya llevamos un mes. Es verdad que es diferente, que hay que cambiar el chip.

Tengo la suerte de que llevo mucho tiempo en las categorías inferiores trabajando igual y es un estilo de juego al que te puedes adaptar rápidamente porque siempre quieres la pelota, tocar y mover. Es la manera más fácil de adaptarte. Si te tienes que adaptar al otro es más complicado, pero adaptarte a jugar con la pelotita es más sencillo.

¿Disfruta igual con los dos?

Sinceramente sí. Aquí disfrutas del balón pero cuando ves en el Atlético de Madrid correr a Diego Costa, como sale luego Gabi, Koke, como se consigue recuperar el balón, a mi me entra algo en el cuerpo que no se describir.

Cuando estas tan unido en tu equipo, ves que las cosas salen y que todo lo que trabajas se consigue a pesar de que a lo mejor el juego no es bonito ni vistoso pero se consiguen resultados de una manera muy bonita, que es trabajando todos en equipo. Eso es algo que me deja muy orgulloso de estar en mi club.

¿Qué importancia ha tenido Simeone en su recorrido hasta el Mundial?

Él ha sido, por así decirlo, como mi padre. Es la persona que confió en mí para hacerme debutar, que tuvo la sinceridad de decirme que no iba a tener minutos y que debía salir cedido.

Luego tras volver de una cesión que fue espectacular, me vino genial para poder madurar y siempre estaré agradecido al Rayo y su gente, cuando volví tenía el noventa por ciento de posibilidades de tener que salir cedido otra vez, porque no tenía claro lo que iba a hacer, pero al final en la pretemporada me gané un puesto y a partir de ahí tuve mi crecimiento hasta ahora.

El Cholo ha ido moldeando al jugador que quiere y me ha ayudado mucho, me ha hecho crecer y tiene muchas posibilidades de seguir haciéndolo porque tengo muchas ganas de crecer a su lado.

¿Qué tipo de partido espera ante Marruecos, les libera de presión estar ya eliminados o les hace más peligrosos?

Ese es el problema, un equipo que no tiene miedo a nada es muy peligroso. Marruecos además de tener buenos jugadores, que haya perdido ese miedo y esa presión es complicado. Somos España, tenemos que hacer nuestro fútbol y sobre todo conseguir la primera plaza, que es muy importante.

Los grandes lo están pasando mal. ¿Aumenta las opciones quedar en una parte del cuadro sin Alemania, Francia o Brasil?

Partido a partido. Esa es nuestra filosofía aquí también y creo que es importante pensar así, aún más sabiendo que es la fase del ko y que cuando te metes todos los partidos son finales y más tras empezar con empate. Así que vamos a ganar el nuestro y lo que toque, tocará.