Sandoval: "Venir de Tercera y acabar en Primera con el Rayo ha sido un sueño"

José Ramón Sandoval, entrenador del Rayo Vallecano hasta el próximo 30 de junio, lamentó este martes que el club madrileño no le haya ofrecido la renovación y aseguró que acabar en Primera su etapa de cuatro años y medio en el conjunto franjirrojo, viniendo de Tercera, ha sido "un sueño".

"Despedirme del Rayo junto con la gente que he convivido mucho tiempo es un orgullo. Quería terminar mi etapa despidiéndome de la afición, del club y de los jugadores que han hecho posible el sueño de cuatro años y medio", dijo el técnico en una multitudinaria rueda de prensa celebrada en la Ciudad Deportiva del Rayo.

"Llegué al Rayo el 23 febrero 2008 en un campo llamado La Torre. Me contrató el Rayo para que no descendiera su filial a Preferente y cumplimos. Al año siguiente hicimos un campeonato histórico, con récord y ascendimos por primera vez a Segunda B. Posteriormente, la familia Ruiz Mateos confió en mí en un año de transición, ascendimos a Primera con todas las adversidades y en Ley Concursal hemos conseguido el objetivo, que era la permanencia", comentó.

"Mi contrato se acaba el 30 de junio, no me renuevan, lo respeto y agradezco a todas las personas que han trabajado conmigo desde categorías inferiores. Venir de Tercera y terminar en Primera es un sueño. Los objetivos se han cumplido y me voy orgulloso a pesar de los muchos errores que he cometido por implicarme en un club donde si no lo hacías no estaríamos donde estamos", señaló.

"Durante este tiempo he vivido cosas atípicas, como que un fiscal me cite junto con los capitanes en la Plaza de Castilla (juzgados de Madrid) para decirnos que la no desaparición del Rayo pasaba por estar en Primera. Nos convencieron e hicimos lo posible por conseguirlo", declaró.

"Ahora solo puedo decir gracias, gracias y gracias a este club que me ha hecho entrenador y prácticamente me ha hecho un hombre en el mundo del fútbol. Me ha hecho comprender los valores por un sentimiento y solo deseo que lo cuiden. Lo deseo eternamente. Me voy sin rencor, orgulloso y agradecido de lo que ha hecho por mí", dijo.

UNA RENOVACIÓN QUE NO LLEGÓ

El técnico madrileño no quiso entrar a valorar las reiteradas declaraciones en público durante la temporada del presidente del Rayo Raúl Martín Presa asegurando que le harían una oferta de renovación si el club seguía en Primera.

"El hombre es preso de sus palabras y de sus hechos. No sé si hay directiva. Lo único que digo es que hoy por hoy el tiempo es el mejor aval de la verdad. El tiempo lo dirá, se han precipitado a la hora de tomar una decisión tan a la ligera", comentó.

"Como entrenador reconozco que me metí en un charco, por la afinidad y el exceso de cariño que tengo por este club. He cometido errores, porque mi función era entrenar, pero no estoy arrepentido de nada porque el Rayo esta en Primera y era el objetivo", expresó.

"Me quedo con el cariño de la afición, los mensajes de la plantilla y de la afición, soy un hombre rico en sentimientos. Lo demás, que cada uno juzgue sus actos. Respeto la decisión porque soy un hombre de fútbol pero ahora no va a haber un muñeco donde señalar", reconoció.

"Si no estoy entrenando fuera vendré a apoyar al Rayo. Ha sido la experiencia más bonita de mi vida. He salido por la puerta grande el último partido de Liga con mi afición y mi gente", dijo Sandoval, que no desveló cual será su inminente futuro profesional.

"No queremos equivocarnos, dependo de algunas cosas. Hemos perdido algunas ofertas porque me gusta llevar a mi gente y en algunos sitios no encajaban todos. Vamos a esperar y si hay que pegar un paso atrás lo haremos porque será para pegar un brinco más adelante. Hay un paquete con un cuerpo técnico que ofrecemos trabajo y dedicación, pero a lo mejor paramos y analizamos las cosas para no equivocarnos", finalizó.