Rubiales se muestra "indiferente" a las acusaciones

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, lamentó que lleve "sufriendo falsedades hace tiempo" y dejó claro que su "camino es el del trabajo y la verdad", mostrándose "indiferente" a las últimas acusaciones de haber cometido irregularidades en la reforma de su casa en Valencia en 2015 por las cuales podría ser investigado por la justicia.

"No ha sido un día complicado. Yo ya marqué mi camino hace mucho tiempo y el del trabajo y el de la verdad, las demás cosas me son indiferentes, me mantengo al margen y soy muy respetuoso. Hoy es un día muy feliz para el fútbol español", aseguró Rubiales tras la Asamblea General de la RFEF.

"UN AUTO MUY DURO"

El dirigente admitió que "hoy mismo" había tenido conocimiento de un "auto muy duro" contra la arquitecta que le acusa de estas irregularidades por el que se le "imputa acoso" contra él y su familia. "Pero no quiero hablar de su nombre, creo que debe permanecer en el anonimato. Llevo un tiempo sufriendo falsedades, pero mi camino es el de la verdad y el trabajo, lo demás no me preocupa, son cuestiones en los juzgados", intentó zanjar.

Además, recordó que la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) "ya ha hablado al respecto" también sobre este asunto y desmarcándose de cualquier acusación. "No entro en falsedades, yo voy con la verdad por delante, se me ve a kilómetros. Lo único que pido es respeto", aseveró.

"Que sea casualidad el por qué pasa esto un día antes de esta Asamblea General no lo voy a analizar. Mi cometido es trabajar y cada uno debe responder de todas sus acciones. Estoy, con toda la humildad, satisfecho del comportamiento que he tenido en toda mi vida y a partir de ahí es todo mejorable", sentenció al respecto.