La Real Sociedad, virtualmente eliminada; el Bayern, a octavos

Un 'hat-trick' de Álvaro Negredo permitió al Manchester City imponerse al CSKA de Moscú (5-2) y acercarse a los octavos de final de la Liga de Campeones, mientras que el Bayern de Múnich sentenció su presencia en la siguiente ronda tras ganar al Viktoria Plzen (0-1) a domicilio.

En el Etihad, Negredo fue el gran protagonista del triunfo 'citizen'. El de Vallecas, autor de un triplete, se coló en la fiesta del 'Kun' Agüero, que marcó los dos primeros. Con este triunfo del cuadro de Manuel Pellegrini, los ingleses están muy cerca de seguir adelante, objetivo por el que construyeron este proyecto.

EL BAYERN DE PEP, A OCTAVOS

En este mismo grupo, el D, el Bayern de Múnich certificó su presencia en octavos gracias a un gol del croata Mandzukic en casa del Plzen. Un triunfo, que debió ser mucho más amplio, y que deja por decidir el orden de las posiciones y el puesto de Europa League que todavía puede ser de checos o rusos.

Por su parte, el Olympiakos de Míchel firmó una importantísima victoria ante el Benfica (1-0) para seguir en la segunda posición. Un tempranero tanto de Manolas dejó a los portugueses con 4 puntos, a la espera de poder ganar ante el PSG si no quieren optar a la tercera posición.

TROPIEZO DEL PSG

Los franceses, que venían de golear al Anderlecht (0-5), sólo pudieron empatar ante los belgas en el Parque de los Príncipes. Ibrahimovic, que sigue de dulce, no falló a su cita con el gol y estableció el empate tras el tanto de De Zeuw, que abrió la cuenta.

Además, la vida sigue igual en el grupo A tras los empates sin goles entre Real Sociedad y Manchester United, así como del Shakthar Donestk y el Bayer Leverkusen. Ingleses y alemanes cuentan con ventaja, mientras que en el grupo B, el Real Madrid dio un paso de gigante con su empate en Turín (2-2).

El mal partido de los de Ancelotti se vio compensando con el punto, que dejó tocada a la Juventus y al Madrid, con un pie en la siguiente ronda. En el otro choque del grupo, el Copenahague, sacó tres puntos de oro ante el Galatasaray de Roberto Mancini (1-0). Daniel Braaten marcó el único tanto de los daneses.