83-79. El Real Madrid, supercampeón ante el Barça

El Real Madrid se ha proclamado campeón de la Supercopa de la Liga Endesa, después de vencer en la final celebrada en el Buesa Arena de Vitoria al FC Barcelona por 79-83, en un partido que ha vencido gracias a la labor de Ioannis Bouroussis, Nikola Mirotic y de Sergio Rodríguez, coronado MVP de la competición.

El encuentro arrancó de una manera que ambos equipos parecía que estaban continuando sus partidos del viernes. Pascual aceptó jugar al estilo del Madrid, pero en esa manera de jugar el equipo de Laso no tiene rival.

Los primeros diez minutos fueron una exhibición del Madrid. 29 puntos, con 5 de 7 en triples y una defensa, liderada por un Bouroussis colosal, que hacía al Barça ir a remolque.

CARROLL, DESCALIFICADO

Pero esos diez minutos fueron fuegos artificiales. Y la pirotecnia suele acabarse pronto. Pascual cambió el ritmo tras el primer descanso y el partido cambió de sino definitivamente después de que Carroll y Sada se enzarzasen en una pugna que acabó con Carroll en el vestuario por doble antideportiva.

Desde entonces, nada fue igual. Para muestra un dato: el Madrid no volvió a anotar de tres.

En ese momento, el Madrid aún dominaba el partido (28-35) con cierta solvencia. Pero a partir de ahí, y hasta el descanso, el encuentro entró en una fase más imprecisa y alocada que benefició más al Barça que al Madrid. Rudy Fernández hizo la tercera y el Barça remontó hasta que un triple de Oleson (42-41, min 19) le dio al equipo azulgrana su primera ventaja desde el 2-0 inicial.

HUERTAS Y TOMIC NO LE BASTAN AL BARÇA

Los dos mejores del Madrid en el partido, Nikola Mirotic y Sergio Rodríguez (38 puntos entre ambos) sostuvieron al equipo madrileño en su peor momento y el actual campeón de Liga llegó al descanso por delante (44-46).

El Real Madrid amagó con romper el partido en el inicio del último cuarto (56-67) pero si el Madrid está aprendiendo a competir torneo a torneo, el Barça de Pascual se las sabe absolutamente todas. El mérito de este Barcelona es innegable. Sin Navarro ni Lorbek, y con los fichajes en periodo de adaptación (Solo Papanikolau aportó en los momentos calientes), Pascual tiró de lo más elemental del Baloncesto: el juego dos contra dos.

Marcelinho Huertas y Ante Tomic remontaron el partido prácticamente solos. El brasileño (17 puntos, 10 rebotes) demostró una vez más que es uno de los mejores bases de la Liga y firmó una asociación perfecta con el croata (21 puntos, 8 rebotes), mostrando que el Madrid es vulnerable en esta suerte del juego. No hubiera sido la primera vez que un equipo gana al Madrid simplemente jugando a base de 'pick and roll'.

La irrupción del dúo Huertas-Tomic metió al Barça en el partido (75-77, min 39), pero entonces volvió a aparecer el trío Bouroussis (con un tapón clave sobre Abrines), Sergio Rodríguez y Nikola Mirotic (cada vez más decisivo en los instantes finales) y el Real Madrid no dejó escapar la victoria. Un pulso que tiene pinta de mantenerse en todas y cada una de las competiciones. De momento, el primer asalto, para el Real Madrid.

FICHA TÉCNICA:

REAL MADRID: Llull (3), Fernández (12), Darden (11), Mirotic (20) y Bourousis (8) -cinco inicial-, Draper, Rodríguez (18), Carroll, Díez, Reyes (9), Slaughter (2) y Mejri.

FC BARCELONA: Huertas (17), Papanikolau (7), Abrines (5), Nachbar (3), Tomic (21) -cinco inicial-; Pullen, Sada (6), Oleson (8) Lampe (10) y Dorsey.

PARCIALES: 21-29, 23-17, 12-17, 23-20

ÁRBITROS: Conde Ruiz, Benjamín Jiménez y Carlos Cortés. Elminados por faltas Maciej Lampe, Bostian Nachbar y Ante Tomic y expulsado por doble antideportiva Jaycee Carroll

PABELLÓN: Buesa Arena. 8.217 espectadores