El Real Madrid regresa a su realidad doméstica en el Villamarín

Marcelo ante el Betis
Marcelo ante el Betis |Telemadrid

El Real Madrid rebaja la euforia de recuperar buenas sensaciones en un duelo decisivo en su temporada ante el PSG, para volver a centrarse en una Liga repleta de irregularidad, regresando en el Benito Villamarín a su realidad ante un Real Betis en buena línea tras dos victorias consecutivas.

Después de una noche mágica en Liga de Campeones, de reencuentro con sensaciones que los madridistas no sentían desde el mes de agosto en un duelo ante el PSG que encararon como si de una final se tratase, el Real Madrid regresa a su cruda realidad liguera, en la que pelea por no caer de 'zona Champions', sin poder despistarse ante la presión de Sevilla y Villarreal.

La irregularidad marca al equipo de Zinedine Zidane lejos del Santiago Bernabéu en la Liga. Desde que firmase un nuevo récord de la historia de la competición con victorias consecutivas a domicilio el 14 de octubre en Getafe, solo ha vencido en una de sus seis salidas. La derrota en Girona (2-1) fue el aviso de falta de motivación antes de los empates sin goles ante el Atlético de Madrid y el Athletic Club, y a dos frente al Celta y el Levante. La única alegría llegó en Mestalla (1-4).

CAMBIOS TRAS LA LESION DE KROOS

El desgaste realizado para remontar al París Saint-Germain en la Liga de Campeones más el esguince de rodilla de Toni Kroos provoca cambios e invita a regresar a las rotaciones a Zidane y a premiar a los jugadores que mejor momento atraviesan. En cabeza Cristiano Ronaldo, de nuevo decisivo con sus goles tras marcar nueve tantos en sus cinco últimos partidos, con la mejoría de Marcelo siendo crucial en el resurgir madridista y jugadores de la segunda unidad como Marco Asensio y Lucas Vázquez que piden paso.

En el caso opuesto se encuentra Karim Benzema. Su titularidad comienza a ser indefendible por Zidane, que debe decidir si agarrarse a la estadística que muestra que el francés marcó en sus tres últimas visitas al Villamarín o centrarse en el presente, mirando lo deportivo, y sentarle en el banquillo.

Es segura la vuelta al once de Gareth Bale tras su suplencia ante el PSG y Zidane debe decidir si mantiene la BBC o demuestra por segundo partido seguido que ya no es intocable. Vuelve Dani Carvajal al lateral derecho, ausente por sanción en 'Champions', y de centro del campo hacia adelante todo es posible. La opción de mantener el 1-4-4-2 con Lucas Vázquez y Asensio en las bandas como en la goleada a la Real Sociedad es una de las bazas con mayor fuerza.

EL BETIS A AFIANZAR LA BUENA RACHA

Enfrente, el Betis afronta el duelo con ilusión y el reto de dar continuidad a su gran progresión, aun con altibajos, en esta temporada para refrendar su salto de calidad ante todo un Real Madrid, al que ya ganó 0-1 en la primera vuelta en el Bernabéu con gol del paraguayo Tonny Sanabria, ahora lesionado.

Entonces supuso una gran sorpresa la determinación que mostró en ese escenario el conjunto de Quique Setién y ahora, con el equipo más amoldado al juego de toque, ataques verticales y ciertos riesgos atrás que propugna el cántabro, los béticos sueñan con otro marcador positivo frente a un Madrid intocable en la Liga de Campeones y que, cuarto en LaLiga, necesita recuperar crédito en el torneo nacional.

Los verdiblancos son novenos con 33 puntos, tras ganar el viernes el Girona al Leganés, a sólo cuatro de la zona europea después del triunfo de su eterno rival, el Sevilla, en Las Palmas, y tienen claro que deben de hacer su mejor partido, tanto en defensa como en ataque, para tumbar al potente equipo madridista y alimentar su reto de volver a Europa al final de esta campaña.

Para ello, la seriedad y solidez en defensa debe de ser máxima, tanto como el acierto arriba, para seguir creciendo y encadenar tres victorias que le mantendrían muy cerca de los puestos europeos.