El Rayo Vallecano, el peor visitante de Segunda

Rayo Vallecano
Rayo Vallecano |Telemadrid

La disputa de la duodécima jornada de Segunda división ha equilibrado con seis partidos a domicilio a todos los equipos de la competición y deja al Rayo Vallecano, tras la última derrota en Tenerife, como el peor visitante de la categoría con un solo punto sumado en seis desplazamientos.

El equipo madrileño, con una plantilla en la que dieciséis de sus jugadores compitieron la pasada campaña en Primera, está teniendo muchos problemas para tomarle el pulso a la nueva categoría y los resultados así lo reflejan.

En Vallecas, los números del Rayo son buenos. Ha jugado seis partidos, ha ganado cuatro, ha empatado dos (Valladolid y Numancia) y en cinco ha sido capaz de mantener su portería a cero.

NO CONOCE LA VICTORIA LEJOS DE VALLECAS

Ese bagaje es radicalmente opuesto lejos de Vallecas. El equipo madrileño ha disputado seis encuentros como visitante, no ha ganado ninguno, ha perdido cinco (Elche, Almería, Mirandés, Oviedo y Tenerife) y solo ha empatado uno (Reus) con un gol de Antonio Amaya en el tiempo de descuento.

Además, todo la fiabilidad defensiva que demuestra en Vallecas la pierde a domicilio, puesto que con trece goles es el equipo que más encaja de la categoría junto con el Almería, penúltimo clasificado con once puntos, cuatro menos que el Rayo.

Los cuatro equipos que están en descenso (Nástic, Almería, Numancia y UCAM Murcia) tienen mejores números como visitantes que el Rayo, un dato que preocupa mucho en la directiva rayista. "Los números fuera de casa son desastrosos", dijo el entrenador José Ramón Sandoval tras el último partido en Tenerife, en el que volvieron a "regalar espacios y goles".

La última victoria liguera del Rayo a domicilio se remonta a hace más de un año, al 26 de septiembre de 2015, frente a la UD Las Palmas (0-1). Desde entonces, 23 partidos ligueros sin sumar los tres puntos lejos de Vallecas, los seis últimos ya en Segunda.

La próxima jornada, el equipo madrileño recibe en Vallecas, dónde se siente a gusto, al UCAM Murcia, pero después tendrá que viajar a Lugo para medirse a un equipo que está completando una buena temporada a las ordenes de Luis César Sampedro.