Puyol adiós al Barça: "Llegué como un niño y me voy con una familia"

El jugador y capitán del FC Barcelona Carles Puyol se ha despedido en un emotivo acto de homenaje a su figura, la de un jugador que ha estado quince años en el primer equipo y los últimos como líder, en el que ha dejado intuir que se retirará o por lo menos no jugará al máximo nivel, que le gustaría estar vinculado al club pero no como entrenador, y donde ha pedido a sus compañeros que ganen la Liga por Martino y para dedicarla a Tito Vilanova.

"Espero que sí ganemos la Liga, mis compañeros lo van a dar todo, van a luchar al máximo, y con nuestra afición seremos más fuertes. Espero que podamos celebrarla, todos los que tenemos motivos para luchar, y a mí me haría mucha ilusión por el míster, que se lo merece más que nadie, y para dedicársela a Tito", se sinceró en su última rueda de prensa como barcelonista.

NO AUGURA UN FINAL DE CICLO

Puyol No augura un final de ciclo para el Barça. "Este es un equipo joven y seguirá ganando muchas cosas, estoy convencido", se sinceró. Preguntado por Luis Enrique, como técnico, argumentó que como muy buen amigo suyo que es, sabe que transmite mucho. "Tiene carácter y transmite a sus jugadores lo que él hacía como jugador, darlo todo", apuntó.

Puyol, que no piensa ahora mismo en ser entrenador, sí tiene claro cómo quiere ser recordado. "Tengo una cosa clara, lo he dado todo por el Barça y por el fútbol, me gustaría que se recordase eso. Están Xavi, Andrés, los que vienen por detrás. El brazalete queda en muy buenas manos", celebró en este sentido.

Obligado a decir adiós por sus problemas de rodilla, quiere recuperarse y poder gozar de una buena vida, poder practicar deporte, pero no piensa en seguir jugando a nivel profesional. No obstante, ha tenido una carrera ejemplar. "Si en La Pobla, de pequeño, me hubieran dicho que tendría esta carrera no lo habría creído. He vivido el sueño de muchos niños, lo he cumplido. He ganado muchos títulos, pero el más importante y lo que más valoro es la parte humana de este club, llegué como niño y me voy con una familia de la que estoy muy orgulloso", manifestó.

"No tendría tiempo de dar las gracias a todas las personas que me han acompañado, pero quiero agradecer a presidentes, directivos, empleados, que hacen que esto funcione. A los entrenadores, de los que he aprendido muchas cosas, y compañeros, he tenido la suerte de jugar con los mejores. A todos, muchas gracias y os echaré de menos", se despidió de los suyos, presentes en el Auditori 1899 del Camp Nou, donde entre muchos se acercaron Hierro, Antic, Camacho, De la Peña, Cruyff, Laporta, Reyna, Gaspart, Núñez, Montal o Migueli.

Tampoco quiso olvidarse de los que ya no están, momento en que más se emocionó. "No me quiero olvidar de la afición, de su apoyo incondicional en los momentos más difíciles. En esto he sido muy afortunado, y por último recordar a las personas que ya no están con nosotros, como Antonio Oliveres, mi padre, Miki Roqué, Luis Aragonés y 'Tito' Vilanova. Para mí se acaba una etapa, se abren otras, y espero disfrutarlas. Muchas gracias, y visca el Barça", concluyó.

Por último, preguntado por su mejor momento de estos quince años en el FC Barcelona, no dudó. "Si tuviera que quedarme con un momento, el que Abidal levanta la 'Champions' por el ejemplo que nos dio a todos, de no bajar los brazos. Vivió un momento único y se lo merecía más que nadie", manifestó, en uno de los momentos más destacados del acto, en que dos vídeos bien emotivos pusieron los nervios de muchos a flor de piel.