Les Praeres, en Asturias, un muro inédito que marcará la Vuelta

Les Praeres
Les Praeres |Telemadrid

Les Praeres de Nava, en Asturias, será junto al Monte Oiz, en Vizcaya, una de las cimas inéditas de la próxima Vuelta a España y servirá para hacer "una selección más entre los favoritos" después de superar un ascenso de 4,9 kilómetros con rampas de hasta el 20 por ciento de desnivel.

Tras realizar el ascenso en bicicleta, el excorredor profesional asturiano José Luis Chechu Rubiera consideró la dureza de la subida, que, pendiente de asfaltar en algunos tramos, "no será un escenario de grandes diferencias, excepto que alguno se hunda".

"UNA SUBIDA MUY DURA"

"Es una subida muy dura, pero no tan larga como el Angliru o Lagos de Covadonga. Cuando asfalten la carretera resultará más suave, pero la pendiente será la misma. Si alguno está en apuros lo puede pasar muy mal, pero no creo que haya grandes diferencias", dijo Rubiera sobre el final en alto de la decimocuarta etapa de la Vuelta que se disputará el 8 de septiembre.

La subida a Praeres de Nava formará parte del triptico de montaña entre León y Asturias que empezará en La Camperona y finalizará en Lagos de Covadonga. Se trata de una ascensión de casi 5 kilómetros con un porcentaje medio que alcanza el 13,4% y rampas que superan el 20%.

CON CUATRO PUERTOS ANTES

Según Rubiera, no hay puertos similares en Asturias, será diferente, pero habitual dentro del esquema tradicional de la Vuelta. "Estamos acostumbrados a subidas cortas como la de Xorret de Catí, pero el día de Praeres habrá 4 puertos antes y aquí se llegará con un pelotón reducido, hay curvas cerradas y complicadas. Los favoritos tendrán que venir a ver esta subida para controlar los esfuerzos", explicó.

La majada de Les Praeres, en la Sierra de Peñamayor, espacio de singular valor medioambiental, instalará la meta de la etapa en el Día de Asturias lo que añadirá un ambiente especial a la fiesta del ciclismo.

El panorama, se mire para donde se mire, será un regalo para la vista. Desde la cima son numerosos los senderos que parten hacia los rincones más recónditos. La Vuelta espera descubrir una cima para su imaginario, como antes lo fue el Angliru, el puerto por excelencia en Asturias, que no el único.