Nadal vence a Ferrer y recupera su hegemonía en Barcelona

Nadal vence a Ferrer y recupera su hegemonía en Barcelona

El tenista español y número uno del mundo, Rafael Nadal, se impuso en la final del Barcelona Open Banc Sabadell-59º Trofeo Conde de Godó al también español David Ferrer (6-2, 6-4) y conquistó por sexta vez en su carrera el trofeo barcelonés.

El tenista mallorquín ganó la final después de un partido muy disputado y marcado por los nervios de los dos finalistas. Nadal supo contemporizar en los momentos importantes, sobre todo en los últimos compases del segundo set, cortando la reacción del de Jávea, al igual que hiciera hace una semanas en Montecarlo.

De esta forma, el número uno del mundo recupera la hegemonía en la Ciudad Condal, donde se había impuesto n las ediciones de 2005 a 2009 y no haber disputado el torneo por lesión la temporada pasada. Además, el mallorquín suma su segundo trofeo de la temporada tras el logrado en el Principado y el título número 45 de su carrera, demostrando estar afinando su puesta a punto para Roland Garros.

Los dos jugadores saltaron a la pista conscientes de lo que se jugaban y estuvieron muy sólidos en su juego en los primeros compases del primer set, cometiendo muy pocos errores y haciendo que el contrario se tuviera que esforzar para ganar los puntos. Ferrer intentaba mostrar una solvencia mayor a la hora de sacar, pero Nadal demostró su poderío en el tercer juego del partido y rompió el servicio del alicantino en su primera oportunidad para colocarse 2-1.

En ese momento, el seis del mundo pareció desconectarse del partido y empezó a cometer muchos errores no forzados que le harían volver a perder su servicio para que el manacorí ampliase la diferencia hasta el 4-1. Ferrer amagó con reaccionar consiguiendo romper por primera vez el servicio de su rival y acortar distancias (4-2), no le serviría de mucho ya que cedería los dos juegos siguientes y acabaría perdiendo la primera manga por 6-2.

Nadal salió al segundo set sabiendo que Ferrer no estaba desplegando su mejor tenis y aprovechó para empezar rompiendo el servicio del alicantino y colocarse con un 2-0 a favor. El de Jávea se dio cuenta entonces que estaba prácticamente con la final perdida y empezó a tirar de casta hasta que logró darle la vuelta al set y colocarse con un 4-2.

El número uno del mundo, incapaz entonces de contener la mayor agresividad de su compatriota, empezó a desplegar su mejor tenis en los juegos siguientes y consiguió romper el servicio de Ferrer después de desaprovechar tres bolas de 'break' por lo que el segundo parcial volvió a lucir un empate (4-4).

En ese momento, los dos tenistas sabían que eran momentos importantes y que cualquier fallo podía condicionarles. Y ahí fue cuando Nadal ejerció de galones y rompió de nuevo el servicio de Ferrer, para después acabar cerrando el segundo set con su saque en un 6-4, firmando un parcial de 4-0 para volver a reinar en el Godó, sumando importantes puntos de cara a su batalla con el serbio Novak Djokovic