Nadal y Ferrer se citan en la final de Acapulco

Ferrer y Nadal
Ferrer y Nadal

Los tenistas españoles Rafael Nadal y David Ferrer se verán las caras en la final del Torneo de Acapulco, después de que se deshicieran en semifinales del español Nico Almagro (7-5, 6-4) y del italiano Fabio Fognini (6-3, 6-7 (5), 6-1), por lo que lucharán este sábado por el título.

Nadal sigue avanzando a pasos agigantados. El mallorquín se medía en semifinales a su primera prueba de toque seria después de regresar a la competición y aprobó con nota su examen ante Almagro, número 12 del ranking mundial. Con un 7-5 y 6-4, el balear puso rumbo hacia su tercera final del año, donde tendrá que hacer frente a un gran David Ferrer, que viene de triunfar en Buenos Aires.

Almagro pagó sus fallos con el servicio. El murciano no estuvo fino cuando le tocaba poner en juego la bola y concedió seis bolas de 'break', demasiadas cuando uno se enfrenta a un jugador de la talla de Nadal.

El mallorquín no desaprovechó la ocasión para romper en cuatro ocasiones y centrarse en sus saques. De todas formas, Nadal sufrió ante los continuos ataques de Almagro, quien fue incapaz de convertir sus cuatro opciones de quiebre y acabó sucumbiendo.

FERRER SUFRE ANTE FOGNINI

Por su parte, Ferrer sufrió para apear a Fognini, aunque en el último set se hizo patente la superioridad del alicantino sobre la pista. El español no estuvo sólido con su servicio, concedió demasiadas bolas de 'break', aunque Fognini no fue capaz de dominar el partido y casi no las aprovechó.

El italiano dispuso de un total de 12 oportunidades de rotura, de las que sólo pudo convertir dos, en el segundo set. En el primero, desaprovechó tres y acabó cayendo por 6-3, pero en el segundo, en el que tampoco él estuvo sólido con su servicio, se impuso en el 'tie-break'.

En el tercer parcial, Ferrer se hizo con el control y caminaba con paso firme hacia la final con un 6-1, lo que le permite luchar con Nadal por el título este sábado.

Así, se verá las caras con el mallorquín por delante de él en el ranking ATP por primera vez desde 2004 y tendrá que hacer frente a una racha de cinco victorias del balear.